Cómo Cumplir Tus Metas y Sueños según la Psicología y el Coaching

Todos nos hemos preguntado qué tiene que pasar desde que tienes un sueño o visualizas una meta hasta que ésta se hace realidad. Lo interesante de este artículo es que te mostrará con gran detalle cómo puedes cumplir tus metas y sueños tomando en cuenta bases de la psicología y el coaching.

Para ello, realicé una entrevista a Ana Sofía Bavoni, psicóloga, coach y fundadora de Academia de la Felicidad que puedes ver en el siguiente video y enseguida te comparto los puntos más importantes de esta entrevista.

¿Qué es visualizar un sueño, meta u objetivo y qué implica?

Visualizar tiene que ver con crear una imagen de un futuro ideal, a lo que también conocemos como visión.

Es preguntarte: ¿Cómo me gustaría ser en un futuro?, ¿dónde me gustaría estar?, etc.

Tu visión debe inspirarte, motivarte y conectar con tu esencia.

¿Cuáles son los tipos de visualización?

Existen dos tipos de visualización:

  1. La visualización como propósito: qué quieres lograr o alcanzar en el futuro.
  2. La visualización como proceso: cómo le vas a hacer para llegar ahí.

¿Cuál es la diferencia entre visualizar y decretar algo que se quiere?

Visualizar es como soñar despierto. Visualización se refiere a una técnica consciente.

Y decretar es poner la visualización sobre algo físico o tangible como:

  • Un vision board con recortes de imágenes
  • Un audio previamente grabado
  • Un escrito

Diferencia entre visión, sueño y meta

Un sueño es algo que viene de dentro, algo que quieres.

La visión es la técnica consciente de visualizar cómo vas a estar a corto, mediano y largo plazo.

Y la meta equivale al paso a paso que te llevará hacia esa visión.

¿Por qué es importante tener una visión y tener metas?

La generación de una visión es el primer paso de cualquier sesión de coaching. Es importante tener visión porque te da dirección, te hace saber hacia dónde vas y qué quieres.

Conocer nuestra visión require un trabajo de autoconocimiento y reconocimiento de valores, habilidades, y gustos propios.

La mayoría de las personas saben lo que NO quieren, pero no saben lo que SÍ quieren.

Si queremos tener una vida plena, satisfactoria y alcanzar el éxito, entonces es fundamental tener una visión: una estrella del norte.

Tener una visión además te motiva a levantarte con ánimo y energía todas las mañanas porque hay algo que seguir y por lo que vale la pena luchar.

Tan importante como tener una visión es tener metas, porque si solamente tienes una visión pero no tienes claro qué metas tienes que alcanzar –o qué pasos tienes que seguir– como parte de esa visión, simplemente no podrá hacerse realidad.

5 Pasos para visualizar y alcanzar tus metas

Con la finalidad de que tu sueño no se quede solamente en una visualización y se pueda hacer realidad, es necesario que se den estos cinco pasos:

  1. Utilizar una técnica de visualización como la meditación (esta es buena). Necesitamos entrar en un estado de calma y de relajación para poder conectar con nosotros mismos y comenzar a imaginar lo que queremos, cómo sería, qué estaríamos viviendo, etc.
  2. Plasmarlo en algún lugar y de la forma que tenga un mayor impacto para ti. Todos somos diferentes: hay personas que son más visuales, otras que son más auditivas, otras que son más kinestésicas, etc. Así que tú puedes decidir si prefieres escribir tu visión en un papel, hacer un collage de recortes de imágenes (mejor conocido como Vision Board) o grabarla en un audio con música de fondo. Es importante que cuando plasmes tu visión lo hagas en primera persona y como si ya estuviera sucediendo.
  3. Una vez que ya lo hayas plasmado en papel, imagen, audio, o en cualquier otra forma tangible, la idea es que lo veas y/o lo escuches día con día y que se vuelva una visualización consciente y constante. Así que todos los días dedica un tiempo para conectar con tu visión e imaginarla con lujo de detalle y mucha ilusión. Entre más específico o específica puedes ser al imaginarlo, ¡mucho mejor! La ley de atracción sí existe.
  4. Unirlo a la emoción. Cierra tus ojos y piensa que ya lo estás viviendo en estos momentos: ¿qué emociones o sentimientos estás experimentando?, ¿cómo se ve?, ¿que sensaciones tienes? De nuevo: entre más claridad tengas y más sentimiento le pongas, mucho mejor.
  5. Exponerte a cosas que tengan que ver con ese sueño o con esa visión. Pregúntate: ¿qué haría alguien que quiere lograr lo mismo que tú? Comienza a buscar diferentes maneras, soluciones y alternativas que te acerquen al lugar en el que quieres estar. ¡Comienza a empaparte del tema! Es importante mencionar que no hay un sólo camino para llegar a ese destino, así que no te enfrasques en un sólo método y trata de estar abierto a diferente maneras de lograrlo.

¿Qué es lo pasa con las personas que conocen su visión y sus metas, pero nada más no se les cumple?

Hay personas que ya tienen una visión y saben lo que quieren pero aún así nada mas no les hace…

Hay que recordar que la visión es tan sólo el primer paso; las metas son el segundo.

Una visualización SIN metas, es como un Ferrari sin gasolina. No sirve de nada.

El establecimiento de metas se debe hacer a corto, mediano y largo plazo.

Te voy a poner un ejemplo más claro:

Supongamos que tu sueño es estudiar determinada maestría en una de las mejores universidades del mundo. Tu primera meta sería conseguir una beca o ahorrar cierta cantidad de dinero para poder pagarla. Si decides ahorrar dinero, entonces la siguiente pregunta sería ¿cuánto tienes que ahorrar de forma mensual y semanal para llegar a esa cantidad? En otras palabras, ¿cuál será tu meta semanal y mensual?

Te puede interesar: 11 Errores fatales al establecer metas y objetivos

Toda meta debe ir ligada al aprendizajes consciente. ¿Qué significa esto? Que cada semana reflexiones y analices el desempeño de las metas que te pusiste en la semana anterior: ¿cómo te fue con esa meta?, ¿qué aprendiste?, ¿cómo te sentiste?

Y si no la cumpliste, no pasa nada, ¡de eso se trata! De aprender qué fue lo que te falló o lo que te faltó para poder cumplirla y aplicarlo en la semana siguiente.

Hay quienes incluso una meta mensual o semanal la parten todavía más en metas diarias. ¡Y las metas diarias, en horas! Y aunque parezca algo exagerado, esta es la mejor forma de hacerlo porque así te aseguras que cada día que pase hayas hecho algo para acercarte a las metas que te llevarán a esa visión.

Algo que te puede funcionar es, antes de comenzar tu día, clarificar cuáles son las 2 o 3 micro metas del día. Y, antes de irte a dormir, reflexionar cómo te fue con su cumplimiento y qué aprendiste.

Este ejercicio, ya sea diario o semanal, es como una espiral ascendente en donde siempre irás aprendiendo consciente y activamente.

¡Tip!

Una excelente forma de perseverar en el cumplimiento de metas es enamorarte del proceso más que de la meta en sí. Te dejo este artículo con 5 Maneras de enamorarte del proceso más que de la meta en sí.

Lo que realmente quieres vs. expectativas que te han impuesto

No siempre lo que creemos que queremos, es lo que necesariamente queremos.

¿Cómo? Sí, sé que puede parecer algo confuso, pero te explico:

Los medios de comunicación, nuestros padres, nuestros amigos y la sociedad de cierta forma –consciente o inconscientemente– nos imponen una imagen de lo que debemos querer o hacia lo que debemos aspirar, haciéndonos pensar que si logramos eso, vamos a alcanzar la felicidad.

Pero no necesariamente…

Por eso es fundamental aprender a identificar y diferenciar lo que realmente queremos vs. las expectativas que nos han impuesto.

Un ejemplo de esto es una persona que cree que necesita ser multimillonaria para vivir bien y ser feliz (porque este es el mensaje que nos venden), pero en realidad lo que esta persona quiere es una vida sin carencias, libre de estrés y dedicándose a algo que le apasiona. Entonces, ¡no necesita ser millonario! ¿Me explico?

Balance de decisiones: ¿qué es lo que realmente quieres?

En línea con el punto anterior, el balance de decisiones se hace cuando nos encontramos ante una ambivalencia y no sabemos qué decisión tomar.

Por ejemplo, una persona que quiere perder peso, tiene beneficios al lograrlo pero también al no lograrlo. ¿Por qué? Porque eso significaría que puede seguir comiendo lo que le gusta cuando quiera. Y aquí es cuando se tiene que preguntar ¿cuál de estos “beneficios” es más importante para ella?

Y para aquellos que quieren dejar atrás un mal hábito y dicen “no poder” (como los fumadores) o que quieren cumplir un sueño que ven muy lejano… es importante preguntarnos qué está pasando:

  1. O no queremos
  2. O no podemos

Algo que te puede ayudar a identificar estas cuestiones es el autoconocimiento, leer buenos libros, escribir un diario y otras actividades que alienten la introspección.

Te puede interesar: ¿Cómo escribir un diario y cuáles son sus beneficios?

¿Cómo descubrir tu propósito o tu visión?

Si estás en esa etapa en la que todavía no sabes lo que quieres o hacia dónde vas, pero sí te has dado cuenta de que lo que haces actualmente no te llena… es momento de encontrar tu propósito y definir tu visión.

El primer paso es la tranquilidad y claridad de mente, porque si tu mente está llena de ansiedad, presión y estrés por no saber qué quieres o por no estar en la misma situación que tus conocidos presumen en redes sociales… esto simplemente no dará espacio necesario para que puedas conectar contigo mismo y descubrirlo.

Lo importante no es tanto saber hacia dónde vas, sino EL PROCESO. El proceso de disfrutar de los detalles y “parar las orejitas” para identificar lo que disfrutas en tu día a día, en la vida en general, lo que amabas cuando eras pequeño o pequeña, pensar qué es lo que admiras de otras personas, qué temas te interesan, etc.

Hay que destacar que el sentido de las cosas, la visión y “lo que queremos en la vida” no siempre llega de forma inmediata. Es algo que se construye y que se aprende retrospectiva viendo al pasado: ¿qué has vivido?, ¿qué me ha gustado?, ¿qué experiencias me han marcado positivamente?

Seguramente te ha pasado que querías algo con todo tu corazón y luego de que lo cumples, te das cuenta que tu vida no cambió como lo esperabas. Y entonces, aprendes y redefines qué es más importante para ti. ¡Y creas nuevamente tu visión ajustándola con lo que aprendiste!

El siguiente diagrama presenta un concepto japonés conocido como “Ikigai" y que te puede ser útil para pensar qué es ese algo que…

  • Te apasiona
  • Eres bueno o buena haciendo
  • Puede hacerle bien al mundo
  • Puede generarte una fuente de ingresos

ikigai proposito de vida razon de ser

¿Qué es la meditación y cómo te ayuda a alcanzar a tus metas?

La meditación ayuda a que la mente entre en un estado de tranquilidad propicio para tener mayor claridad sobre quiénes que somos y hacia dónde vamos (visión).

La meditación es algo tan simple como hacer un acto de presencia en el presente, cerrar los ojos y poner atención a tus sentidos, a las sensaciones que tienes, al momento presente y a ti mismo.

¿Crees que tus sueños te sobrepasan o son MUY difíciles de alcanzar?

Es normal. Todos nos hemos sentido así. Pero no tienes que saber con total perfección cómo se verá el camino que conduce a tu sueño, ¡con que sepas el siguiente paso!

Poco a poquito. Un paso te llevará a otro, ¡pero tienes que empezar!

Te puede interesar este post donde reflexionamos sobre la siguiente frase de Zig Ziglar:  "No tienes que ser grande para comenzar pero tienes que comenzar para ser grande”.

Si ves tu sueño como imposible o muy lejano… ¡entonces pártelo en pedacitos! En micro metas que, al final del día, lleven a macro metas, y así, a tu visión.

Platícame en los comentarios de la publicación qué te ha llamado la atención sobre este tema.

Comparte este artículo con alguien que lo necesite 🙂

Mayneza

Ver entradas de Mayneza
Mi mayor pasión es crear contenidos reflexivos, prácticos y transformadores sobre mindset, éxito y sentido de vida que ayuden a las personas a liberar toda su grandeza.

2 comentarios

¡Me encantaría escuchar tu opinión!