¿Qué es la Empatía? Concepto, Tipos e Importancia

que es la empatia tipos importancia

La empatía es un tesoro que construye puentes de comunicación y entendimiento ahí donde el orgullo, la indiferencia y el egoísmo solo dejan escombros…

Es una de las habilidades que más nos va a servir en nuestra vida personal y profesional, pues al llevarla a cabo nos relacionamos mejor con los demás y sus frutos nos hacen sentir mejor como persona. En otras palabras, la empatía enriquece tanto al que la recibe como al que la práctica.

En este artículo abordaremos con más detalle la definición de empatía, los tipos de empatía, su importancia, características y consejos para ponerla en práctica.


¿Qué es la Empatía?

La empatía es la habilidad de entender y compartir las emociones, pensamientos y sentimientos de la otra persona. Es ponerse en los zapatos del otro y ver las cosas desde su perspectiva.

La palabra “empatía” proviene del griego “empátheia” que significa “pasión”. La psicología decidió adoptar esta palabra del griego a principios del siglo XX expandiendo su significado original. Hoy sabemos que la empatía es uno de los componentes más importantes de la inteligencia emocional.

Sólo cuando nos ponemos en la piel del otro, podemos averiguar qué es exactamente lo que está sintiendo e imaginarnos cómo nos sentiríamos nosotros si nos hubiera ocurrido lo mismo.

La verdadera empatía requiere que hagamos a un lado nuestros propios juicios y emociones para poder ver las cosas desde los ojos de la otra persona.

que es la empatia definición empatia

Otro concepto de empatía que es muy acertado es el de Brené Brown, académica y escritora estadounidense experta en este tema:

“La empatía es simplemente escuchar, guardar espacio, retener juicios, conectar emocionalmente y comunicar ese mensaje que todo lo cura de “no estás solo.” –Brené Brown Clic para tuitear

Brené Brown hace especial énfasis en que no es lo mismo simpatía que empatía –que frecuente y erróneamente se consideran sinónimos.

Tiene un video excepcional, que incluyo aquí mismo, en el que explica que en la simpatía uno se mueve por los pensamientos y sentimientos del otro, pero mantiene una distancia emocional que genera desconexión. En cambio, en la empatía, experimentamos la emoción de la otra persona y, por lo tanto, conectamos con ella de verdad.

 

La empatía es sentir con el otro, conectar con algo dentro que ti que conozca ese mismo sentimiento. O como lo dice la siguiente frase...

“La empatía se trata de encontrar ecos de otra persona en ti mismo..” –Mohsin Hamid Clic para tuitear

3 Tipos de Empatía

Al aprender cómo empatizar con amigos, colegas de trabajo y aquellos que te rodean, usando estos tres tipos de empatía que veremos a continuación, podrás construir relaciones más sólidas y significativas.

Para entender mejor los tres tipos de empatía que plantean destacados psicólogos como Daniel Goleman y Paul Ekman, primero me gustaría brindarte el siguiente ejemplo para luego poder analizar cómo se aplicaría cada tipo de empatía a este mismo caso:

Supongamos que un viernes por la noche te estás relajando después de una semana pesadísima, leyendo tu libro favorito acompañado de un rico café y en eso suena tu teléfono. Es una amiga muy cercana que entró en pánico porque perdió su trabajo.

“No te preocupes, encontrarás uno nuevo pronto”, le dices, “además, ya sabías que tu compañía estaba teniendo problemas financieros, ¿no te lo esperabas?, ¿por qué estás tan decepcionada ahora?”

Hay un silencio total del otro lado de la línea, y después, te cuelga.

¿Qué fue lo que salió mal? Pues que no mostraste ninguna empatía, aunque pensaras que la estabas tratando de consolar… Así que vamos a ver cómo podrías haber sido más empático o empática a través de los siguientes tipos de empatía:

1. Empatía Cognitiva

La empatía cognitiva es saber, entender o comprender a un nivel intelectual cómo se siente la otra persona. Es utilizar el pensamiento, entendimiento e intelecto para darnos una idea de lo que siente. Entender la tristeza no es lo mismo que sentir la tristeza.

Si en el ejemplo anterior te imaginas a ti mismo(a) en los zapatos de tu amiga, sabrás que probablemente se sienta triste y ansiosa porque ella dependía de ese ingreso para pagar el préstamo de sus estudios.

Sin embargo, si sólo tuviste empatía cognitiva, te mantuviste a cierta distancia de ella porque, aunque entiendes la situación por la que está pasando, no compartiste sus sentimientos para realmente conectar con ella. Y es aquí cuando entra la empatía emocional que veremos en seguida.

No obstante, en el mundo de las negociaciones y en puestos directivos, este tipo de empatía resulta muy útil, pues te permite ponerte en los zapatos del otro, pero sin que se comprometan tus emociones.

Hay quienes argumentan que la empatía cognitiva no llena plenamente la definición de empatía ya que no implica “sentir con el otro”, pues como ya vimos, se trata de un proceso más lógico y racional. En otras palabras, la empatía cognitiva es más una empatía por conocimiento, que por sentimiento.

2. Empatía Emocional

La empatía emocional es cuando literalmente sientes las emociones del otro tal y como si estuvieras atrapado en las mismas. Es decir, las emociones se vuelven contagiosas y llegan a sentirse físicamente.

Este tipo de empatía es probablemente la primera que sentimos cuando fuimos niños, pues se puede ver cuando una madre le sonríe a su bebé y éste “cacha” la emoción sonriéndole de vuelta. De igual forma, suele pasar que el bebé llorará si escucha a otro bebé llorar.

Lo mismo pasa cuando ves a una persona bostezar y te da por hacer lo mismo. O cuando alguien se pega en el dedo chiquito del pie y al verlo te estremeces como si hubieras sentido el mismo golpe. Esto ocurre porque encontrarás algo dentro de ti donde identifiques una situación en la que te pasó lo mismo y reaccionaste así.

La sensación como tal no tiene que ser idéntica entre las dos personas, pues cada individuo es diferente, pero lo importante es que la emoción sea la misma.

Siguiendo con el ejemplo anterior, este tipo de empatía implicaría que hayas entendido primero cómo se siente tu amiga (empatía cognitiva) y, segundo, hayas podido ponerte a ti mismo(a) en un espacio emocional similar. Una vez que logres ambas cosas, viene el tercer tipo de empatía en el que se busca hacer algo al respecto (empatía compasiva).

La empatía emocional puede ser tanto buena como mala. ¿Por qué sería mala? Porque al entender y sentir las emociones del otro podemos llegar a abrumarnos y no saber cómo reaccionar adecuadamente.

Imagina qué pasaría si un doctor se contagiara tanto de las emociones de los familiares de un paciente enfermo que se terminara abrumando con todo ese peso encima y cuando comunicara malas noticias no pudiera hacerlo porque rompe en llanto o está tan nervioso que no le salen las palabras. Los profesionales de la salud necesitan fomentar el autocontrol para evitar un posible agotamiento emocional por tanto empatizar.

Lo mismo ocurre con los psicólogos, deben poder marcar una línea para que las emociones de sus pacientes no mermen su vida personal.

3. Empatía Compasiva

En la empatía compasiva, no sólo entendemos y sentimos el predicamento en el que se encuentra la otra persona, sino que además experimentamos un impulso de ayudarla si se necesita. Es decir, implica entender, sentir y actuar al respecto, por lo que es el tipo de empatía ideal.

La gente que quiere o necesita tu empatía no solo te necesitan para entenderlos (empatía cognitiva), y ciertamente, tampoco quieren que sientas su mismo dolor o que rompas en llanto junto con ellos (empatía emocional). En lugar de esto, debes entender por lo que están pasando y lo que están sintiendo, pero también ayudarlos a tomar acción para resolver ese problema.

En resumen, la empatía cognitiva es buena en espacios de trabajo, negociaciones o en un hospital; la empatía emocional puede ser la primera respuesta con niños y con nuestros seres queridos, y la empatía compasiva busca encontrar el balance correcto entre lógica y emoción. Esto quiere decir que tomamos mejores decisiones y brindamos el apoyo apropiado cuando y donde sea necesario.

Importancia de la empatía y sus beneficios

La empatía es importante porque nos ayuda a entender cómo se sienten otros para que podamos responder apropiadamente a la situación. Es uno de los aspectos indispensables para crear relaciones sólidas, reducir el estrés y mejorar la conciencia emocional.

Donde hay empatía hay entendimiento y comprensión. Y donde hay entendimiento y comprensión, habrá paz. Así de simple.

Solo puedes entender a la gente cuando la sientes en ti mismo(a). La mayoría de las veces, lo que el otro necesita no es necesariamente un consejo, un apoyo material o un discurso moralista. Más bien, que sintamos lo que está sintiendo y que lo acompañemos en esa experiencia. Nada más.

Ahora veamos más concretamente algunos de los beneficios de practicar la empatía con los que nos rodean:


Beneficios de la Empatía

1. Mejora tus habilidades sociales y de comunicación

La empatía ayuda a las personas a comunicarse mejor y a fortalecer sus relaciones sociales, pues al entender lo que el otro piensa y siente, podemos responder de la mejor manera. Esto nos ayuda a hacer más amigos y cosechar amistades más sinceras y duraderas porque en el proceso de ser empáticos nutrimos la necesidad humana de conexión y apego.

Además, las habilidades de comunicación son importantísimas en los negocios, las ventas y la mercadotecnia; por lo que, si tu profesión está relacionada con estas disciplinas, practicar la empatía te será de gran utilidad.

2. Favorece tu salud y propicia una vida más feliz

De acuerdo con este estudio, las personas compasivas son más felices y experimentan menores tasas de depresión y ansiedad. Suelen estar en mejor forma y tienen un sistema inmune más fuerte, lo cual se traduce no sólo en una vida más sana, sino más feliz.

Ser empático se siente bien y nos trae sentimientos positivos ya que los centros de placer del cerebro se activan.

3. Propicia la colaboración en equipo

La empatía promueve conductas de ayuda dentro de un equipo de trabajo.

No sólo es más probable que la empatía te lleve a adoptar comportamientos de solidaridad con otros, sino que los demás miembros del equipo también te querrán ayudar a ti por haber sido empático con ellos.

Así que, para los líderes de grupo, la empatía es la mejor semilla que pueden plantar para cosechar un ambiente de trabajo agradable y productivo.

4. Te ayuda a ser más persuasivo y asertivo

Cuando uno es empático deja el egoísmo detrás saliéndose de sí mismo para entender por lo que está pasando el otro. Solo cuando entendemos a la otra persona, tenemos las bases para poder persuadirla, o por lo menos, tratar de convencerla de algo en particular.

De igual forma, practicar la empatía nos ayuda a ser más asertivos al momento de resolver problemas o tener que dar malas noticias, pues las personas empáticas las dan de una “mejor” forma, o por lo menos, con más tacto que la mayoría.

Características de una persona empática

¿Quieres saber si eres una persona empática? Estas son algunas características en común que tienen las personas empáticas:

  • Son buenas escuchando con atención lo que otros tienen que decir.
  • La gente frecuentemente les cuenta sus problemas.
  • Son buenas detectando cómo se sienten otras personas y captando sus estados de ánimo.
  • Las demás personas recurren a ellos para escuchar sus consejos.
  • Se sienten abrumados cuando ocurren eventos trágicos.
  • Tratan de ayudar a otros que estén sufriendo.
  • A menudo se encuentran pensando cómo se sienten otras personas.
  • Son bueno detectando si la gente está siendo honesta.
  • Algunas veces se sienten agotados o abrumados en situaciones sociales.
  • Se preocupan profundamente por las demás personas.
  • Les resulta difícil establecer límites con otros.

Signos de que alguien carece de empatía

La falta de empatía puede ser un indicador de un desorden de personalidad como el narcisismo. Generalmente, donde no hay empatía reina el egoísmo y el egocentrismo.

Así que, ya que hemos abordado las características de una persona empática, ahora veremos algunos signos propios de las personas que carecen de empatía:

  • Son muy críticos con otros.
  • No son capaces de controlar sus emociones.
  • No son conscientes de los sentimientos de otras personas.
  • Acusan a las personas de ser demasiado sensibles o exageradas con sus sentimientos.
  • Sobreactúan ante pequeñas cosas.
  • No admiten cuando están mal.
  • Se comportan de forma insensible.
  • Tienen problemas manteniendo relaciones con otros.
  • No pueden manejar situaciones incómodas.
  • Percibe insultos en todos lados.


¿Cómo practicar la empatía?

Algunas acciones que puedes llevar a cabo para practicar la empatía y disfrutar de sus beneficios son:

  • Sentir un interés genuino y prestar atención a las emociones de los demás.
  • Observar y escuchar antes de hablar, evitando responder impulsivamente.
  • No juzgar ni emitir opiniones sin antes entender el contexto de la otra persona.
  • Tratar de entender las motivaciones o razones que hay detrás de una declaración: ¿qué es lo que estará llevando al otro a decir, pensar o actuar de cierta manera?
  • Ponte en sus zapatos e intenta ver las cosas desde su perspectiva: ¿cómo te sentirías tú si te hubiera pasado lo mismo?
  • Lee más libros. Estudios han demostrado que, entre más libros leas, mayor será tu capacidad empática.
  • Practicar la autocompasión. Solo cuando somos compasivos con nosotros mismos, podemos ser empáticos con los demás.
  • No minimizar lo que siente el otro diciendo cosas como: “bueno, ya pasará…”, “pudo haber sido peor…”; “al menos no paso tal cosa…”, y similares.

En lugar de minimizar el sentimiento que está experimentado la otra persona, reafirma lo que siente tal y como es. Ten una actitud empática donde le digas: “Entiendo lo terrible que es... Sé cómo te sientes y quiero que sepas que no estás solo”, o si es algo con lo que no te sientes identificado: “No sé qué decirte ahora, pero estoy agradecido de que me lo contaras. No estás solo”. Esto vale más que cualquier otro tipo de consuelo, porque lo que mejora las cosas, no es un determinado tipo de respuesta, sino la conexión. 💕

Antes de concluir, me gustaría dejarte con una frase de Walt Whitman que resume la esencia de la empatía:

“No pregunto a la persona herida cómo se siente. Yo mismo me convierto en la persona herida.” –Walt Whitman Clic para tuitear

Un mundo más empático es un mundo más humano. No olvidemos que esta habilidad para suspender nuestros egos y vivir en el mundo de la otra persona es el mejor tesoro que tenemos para fortalecer nuestras relaciones con los demás.

imagen de empatia

Comparte este artículo con alguien a quien le pueda intersar y me encantaría leer qué te ha parecido en los comentarios de la publicación.

Un abrazo,

Mayneza

Mayneza

Ver entradas de Mayneza
Mi mayor pasión es crear contenidos reflexivos, prácticos y transformadores sobre mindset, éxito y sentido de vida que ayuden a las personas a liberar toda su grandeza.

2 comentarios

¡Me encantaría escuchar tu opinión!