¿Qué es resiliencia? Significado, tipos y ejemplos

¿Cuál fue tu reacción la primera vez que escuchaste la palabra “resiliencia”?

Seguramente algo así:

Significado de resiliencia

Probablemente nunca imaginaste que el concepto de resilencia se refería a la capacidad de los seres humanos para adaptarse a situaciones adversas y superar circunstancias traumáticas.

Este término proveniente del latín residio, que significa volver a saltar, rebotar, recomenzar.

Más tarde, fue adoptado por la psicología para referirse a las personas que logran salir victoriosas a pesar del estrés o la adversidad que estén experimentando.

El significado de resilencia también es atribuido a la física, refiriéndose a la resistencia que tienen los metales al poder doblarse sin romperse y posteriormente volver a su forma original.

Así que, en términos más simples, la resiliencia implica superar algo y salir fortalecido.

Tipos de resiliencia

También podemos hablar de diversos tipos de resiliencia dependiendo del ámbito al que nos refiramos, como por ejemplo:

  • Resiliencia en la psicología: capacidad de los seres vivos para sobreponerse a periodos de dolor emocional y situaciones desfavorables.
  • Resiliencia social: capacidad que tienen los grupos sociales para sobreponerse a los resultados adversos, reconstruyendo sus vínculos internos.
  • Resiliencia en ecología: capacidad de las comunidades y ecosistemas de absorber perturbaciones sin alterar significativamente sus características estructurales.
  • Resiliencia en la tecnología: capacidad de un sistema de soportar y recuperarse ante desastres y perturbaciones.
  • Resiliencia en derecho: capacidad de las personas –dentro del marco general de los derechos humanos– de recuperar su estado original de libertad.
  • Resiliencia en el emprendimiento: capacidad que tiene el emprendedor para confrontar situaciones que afecten la sostenibilidad y el desarrollo del negocio.

Otra forma de categorizar la resiliencia sería tomando en cuenta los núcleos de desarrollo del ser humano donde puede existir:

  • Resiliencia individual: la que se refiere únicamente al individuo.
  • Resiliencia familiar: la que se enfoca en el funcionamiento de la familia y en cómo influencian sus integrantes.
  • Resiliencia comunitaria: la que contempla la macrorelación e influencia que hay entre los integrantes de los distintos grupos sociales que entran en contacto de forma diaria.
  • Resiliencia organizacional: propia de las organizaciones

¿Ser una persona resiliente vale la pena?

Definitivamente…

Y te voy a decir por qué.

Desde el punto de vista de la neurociencia, las personas que son más resistentes tienen mayor equilibrio emocional para abordar situaciones de estrés y soportar mejor la presión. De esta forma, se controlan mejor ante los acontecimientos y están en una posición más favorable para hacerles frente.

Beneficios de la resiliencia

Si lo anterior todavía no te ha convencido, estos son algunos de los beneficios que experimentan las personas más resilientes:

  • Tienen una mejor autoimagen
  • Se critican menos a sí mismas
  • Son más optimistas
  • Afrontan los retos
  • Son más sanas físicamente
  • Tienen más éxito en el trabajo o estudios
  • Están más satisfechas con sus relaciones
  • Están menos predispuestas a la depresión

Te puede interesar: 11 Características de las personas resilientes

Ejemplos de resiliencia

No tiene mucha ciencia buscar ejemplos de resiliencia.

Simplemente, hagamos el ejercicio de pensar en cómo sería la mejor manera –o por lo menos, la menos peor– de reaccionar ante ante las siguientes situaciones:

  • La pérdida de un ser querido
  • Problemas familiares
  • Prologadas enfermedades temporales
  • Rechazo de otras personas
  • Rupturas amorosas
  • Desempleo
  • Catástrofes naturales
  • Pobreza extrema

Y no se trata de que nuestra reacción ante estos acontecimientos tenga que ser positiva, porque es casi imposible no sentir dolor cuando se pierde la estima de algún ser querido, cuando fallece una persona cercana, o cuando las cosas simplemente no salen como esperabas.

Entonces, ¿cómo se puede reaccionar favorablemente ante estas situaciones? Bueno aquí es donde entra el proceso de aceptación, adaptación y aprendizaje.

Y si te pones a pensarlo, una de las características que realmente marca la diferencia entre una persona a la que consideraríamos exitosa, de otra que no, es la forma en cómo reacciona ante estas desgracias.

Hay quienes se dejan derrotar y se convierten en víctimas de sus circunstancias que sólo dan lástima a los que los rodean. Y por otro lado, están quienes ven estos infortunios como batallas en las que habrá que luchar, pero de las que, tarde o temprano, saldrán fortalecidos.

¿Qué tipo de persona quieres ser? La que es derrotada por sus problemas o la que supera los mismos.

Te recomiendo leer: ¿Cómo resolver problemas de la vida? ¡Conoce las 7 Claves!

¿Cómo propiciar la resiliencia?

resiliencia-significado-tipos-ejemplos

Me gustaría poder tener una fórmula o método comprobado que pudieras aplicar y de ahora en adelante y considerarte una persona resiliente.

Pero la resiliencia es algo que se aprende con el tiempo. Y la mejor forma de dominar esta capacidad es a través de la práctica y siendo 100% consciente sobre cómo reaccionas ante estas situaciones adversas.

La resiliencia no es algo que sólo tengan ciertas personas privilegiadas. Es una cualidad que involucra las conductas, pensamientos y acciones que cualquier persona puede llegar a aprender y desarrollar.

Así que un buen ejercicio en este sentido implicaría que cada vez que te encuentres ante una situación compleja analices de qué forma reaccionas, cómo la enfrentas y, finalmente, cómo sales adelante.

Este otro artículo aborda las características de las personas resilientes y te lo recomiendo porque te puede servir como un buen punto de partida para reflexionar y evaluar tu capacidad para adaptarte y enfrentar eventos difíciles.

Aunque no lo creas, en ocasiones, las circunstancias difíciles, o incluso traumáticas, son justamente las que te permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que seguramente desconocías.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos y también puedes checar estos otros que te servirán para complementar lo aprendido en este post:

No olvides suscribirte para que te enteres cuando suba nuevos posts:

¡Déjame tus comentarios!