Perfeccionismo: Definición, Personalidad Perfeccionista y Cómo Superarlo

perfeccionismo definicion personas perfeccionistas como superarlo

¿Crees conocer al Sr. Perfeccionismo? ¿Es algo más que lo primero que viene a tu mente cuando un reclutador te pregunta sobre sus defectos?

En este artículo hablaremos sobre todo lo que quieres saber sobre el perfeccionismo, desde su definición hasta las características de una persona perfeccionista y los mejores consejos para superar el perfeccionismo.

Así que primero lo primero: ¿qué es el perfeccionismo?


Definición de perfeccionismo

Según el diccionario de la Real Academia Española, el perfeccionismo es la tendencia a mejorar indefinidamente un trabajo sin decidirse a considerar acabarlo.

En la psicología, el perfeccionismo es la creencia que tiene un individuo de que debe alcanzar la perfección en todo lo que haga (Wikipedia). Un perfeccionista se obsesiona con que todo lo que haga tenga los más altos estándares y cumpla con absolutamente todas las cualidades requeridas y deseadas.

Aunque si le preguntáramos a Voltaire qué es el perfeccionismo, él nos diría de manera más simple y acertada que el perfeccionismo es el enemigo de lo bueno.

También te puede gustar: Las 35 Mejores Frases de Perfección

En el libro “Everything Is Figureoutable” (por cierto, mi libro favoritos hasta el momento) su autora, Marie Forleo, explica es importante hacer la distinción de que ser una persona con altos estándares –que aspira a la excelencia– no es lo mismo que el perfeccionismo. Se pueden llegar a relacionar, pero lo primero es sano, motivante y propicia el crecimiento; mientras que lo segundo, es frustrante y destructivo.

¿Es malo ser perfeccionista?

Solemos pensar que el perfeccionismo no es malo porque nos impulsa a hacer todo PERFECTO, ¿cierto?

Es como ese típico defecto del que a veces hasta nos sentimos orgullosos y creemos que refleja nuestro gusto exquisito y altos estándares.

Pero, oh, error…

Marie Forleo expone en su libro “Everything Is Figureoutable”, que el perfeccionismo, en su núcleo, ni siquiera se trata sobre tener altos estándares, sino más bien de miedo. Miedo al fracaso, miedo a verse tonto, miedo de cometer un error, miedo de ser juzgado, criticado y ridiculizado. En pocas palabras, miedo a no ser lo suficientemente bueno y no tener la aprobación de los demás.

Ahora, el miedo a no ser lo suficientemente bueno o buena es algo universal. Todos hemos lidiado con ello. El problema ocurre cuando este miedo se materializa en perfeccionismo.

El perfeccionismo puede llegar a ser mucho más destructivo de lo que podrías imaginar…

Marie Forleo comparte en este mismo libro que entre el 2003 y el 2006, investigadores entrevistaron a familiares y amigos de personas que recientemente se habían quitado la vida, y descubrieron algo shockeante. Más de la mitad de los fallecidos fueron descritos como “perfeccionistas” por sus seres queridos. Este otro estudio también afirma que el perfeccionismo amplifica el riesgo de suicidio.

Pero como si fuera poco, otro estudio reveló que los perfeccionistas tienden a morir más pronto en comparación de los optimistas conscientes que viven por más años, lo cual también es confirmado por este otro estudio. Después de más de 20 años de investigación, el Dr. Paul Hewitt y su colega Dr. Gordon Flett encontraron que el perfeccionismo se correlaciona con la presión, ansiedad, desórdenes alimenticios y otros problemas de salud mental.

De igual forma, otro estudio elaborado por la Universidad de Brock, en Ontario, examinó la relación entre perfeccionismo y la salud física de 492 personas –de entre 24 y 35 años de edad– y los resultados concluyeron que las personas perfeccionistas eran más propensas a sentirse mal, y a quejarse de falta de sueño, dolor y fatigas que aquellas que no lo eran.

18 Características de la Personalidad Perfeccionista

¿Cómo es la personalidad de una persona perfeccionista?

Las características más relevantes de las personas perfeccionistas son las siguientes:

  1. Buscan la perfección y no alcanzarla les genera ira, culpabilidad y frustración.
  2. Cualquier cosa por debajo de su propio ideal de perfección es inaceptable.
  3. Tienen la urgencia de seguir revisando y corrigiendo hasta que algo quede justo perfecto.
  4. Sufren de altos niveles de presión, estrés y ansiedad.
  5. Son rígidos y con elevadas expectativas personales. Suelen fijar metas excesivamente altas y poco realistas.
  6. Por lo general, procrastinan o son lentas en la ejecución porque suelen repasar constantemente su trabajo en busca de posibles errores que corregir.
  7. Todo lo que hacen es insuficiente. Nunca están satisfechos con el resultado de sus acciones o logros.
  8. Suelen tener un carácter pesimista y autocrítico en el cual ponen mayor peso a lo malo y a los desaciertos.
  9. Meticulosidad extrema y obsesión por los detalles.
  10. Falta de flexibilidad.
  11. Son personas que le temen mucho a cometer errores o fracasar.
  12. Tienen la necesidad de orden, control y certidumbre.
  13. Evitan situaciones de incertidumbre y le huyen a los retos o dificultades.
  14. Condicionan su propia valía a los resultados obtenidos (“Yo soy lo que logro. Solo si soy perfecta, valgo”).
  15. Tienen un pensamiento polarizado: TODO o NADA
  16. Trabajan demasiado. Algunos terminan siendo adictos al trabajo o workaholics.
  17. Buscan constantemente la aprobación de los demás y le dan gran importancia a la opinión ajena.
  18. Suelen sufrir de baja autoestima y buscan alcanzar la perfección para compensar estos sentimientos de inferioridad.

La perfección no existe

En su libro “El Poder de Ser Vulnerable”, la autora Brené Brown explica que el perfeccionismo es autodestructivo porque simplemente NO EXISTE. Es un objetivo inalcanzable porque el ser humano por naturaleza es imperfecto.

La buena noticia es que la perfección no existe, pero la excelencia sí.

“La perfección no es alcanzable, pero si la perseguimos, podemos conseguir la excelencia”. –Vince Lombardi

Te pueden gustar: Las 35 Mejores Frases de Perfección

Según la RAE, algo perfecto es algo que posee el grado máximo de una determinada cualidad o defecto. Pero esto es extremadamente subjetivo porque lo que para mí puede ser algo perfecto, para ti no lo es. ¿Quién tiene la verdad?

Pero además de esta condición subjetiva, siempre habrá algo que se pueda mejorar. ¡SIEMPRE!


¿Cómo superar el perfeccionismo?

¡Vaya pregunta! Y te lo dice una perfeccionista en rehabilitación jajaja

Te comparto mi experiencia en este video en el que hablo sobre cómo yo he superado el perfeccionismo y como tú también puedes dejar de ser tan perfeccionista (si también luchas contra este particular monstruo).

De cualquier forma, más abajo en el post te dejo 15 consejos muy puntuales que puedes accionar a partir de hoy para vencer el perfeccionismo.

Ya vimos que el perfeccionismo es REALMENTE dañino para tu salud y felicidad. Y además, también lo es para tu productividad porque te paraliza, te detiene y te impide comenzar o avanzar porque siempre vas a estar tratando de que algo quede perfecto para entonces poder dar el primer o el siguiente.

Pero el problema es que si esperas a que algo quede 100% listo o perfecto, probablemente esperes toda una vida y no tengas una base REAL sobre la cual aprender y mejorar.

“No se trata de ser grande para comenzar, sino de comenzar para se grande” –Zig Ziglar Click To Tweet

Haz las cosas aunque no sean perfectas porque si te obsesionas con que sean perfectas, nunca verán la luz.

Cualquier cosa que hagas bien, es mucho mejor que algo perfecto que nunca harás.

Por ejemplo, una caminata diaria de 20 minutos es mucho mejor que la carrera de 5 kilómetros que nunca correrás.

El libro imperfecto que se publicó, es mucho mejor que el libro perfecto que nunca salió del ordenador.

La fiesta en casa con comida rápida es mucho mejor que la cena fancy y elegante que nunca vas a llevar a cabo.

“Hecho es mejor que perfecto.” –Mark Zuckerberg Click To Tweet

Te pueden gustar: Las 35 Mejores Frases de Perfección

En este sentido, en su libro “Everything Is Figureoutable”, Marie Forleo enfatiza que:

Se trata de progreso no de perfección. Click To Tweet

Se trata de progreso, no de perfección

“No dejes que lo perfecto sea enemigo del progreso”

Y en el momento que tu meta es PROGRESAR te liberas del perfeccionismo y sientes esa paz interior indescriptible (te lo digo por experiencia).

Aquí te dejo la tabla comparativa que Marie Forleo comparte en su libro y que a mí me encantó porque te muestra con total claridad cómo piensa una persona perfeccionista y cómo lo hace una persona enfocada en el progreso:

Perfección

Progreso

Tengo solo una oportunidad en esto. Si fallo, me equivoco o me rechazan, significa que soy pésimo en eso y que debo renunciar.

Voy a intentarlo tanto como pueda y aprenderé algo nuevo de cada intento. Me volveré más fuerte y mejor.

Es TODO o NADA. Si no puedo conseguir todo lo que quiero AHORA, ¿cuál es el punto?

Empezaré pequeño y de forma simple. Y luego iré haciendo cambios y evolucionando conforme pase el tiempo.

El fracaso es inaceptable.

Soy un fracaso, siempre lo he sido, y siempre lo seré.

Siempre fallo en todo. Esto me va a terminar acabando.

Si fallo esta vez, ya nunca lo vuelvo a intentar.

El fracaso en inevitable.

Mi intento puede fracasar, pero eso no me hace un fracaso.

El fracaso no es permanente ni es personal.

El fracaso en un evento, no una característica que me define.

¡Ugh! ¿Por qué ella es más exitosa que yo? Si yo soy más inteligente, más genuino…

O: Nunca voy a ser tan bueno(a) como él/ella.

Él/ella me inspira muchísimo.

Realmente conecto con la vibra que tiene. Y si ella puede hacerlo, yo también.

Esto tiene que pasar inmediatamente. TAN PRONTO COMO SEA POSIBLE.

Veo esto a largo plazo, como un maratón, y no como una carrera.

Todas las cosas que valen la pena, toman su tiempo.

Dame una fórmula, un atajo, una forma de hackear el sistema.

Necesito que sea fácil, no puedo manejar los retos o dificultades. Seguramente falle.

Estoy listo(a) para trabajar duro.

Me entusiasma el reto porque hacer cosas difíciles me hace más fuerte.

Me siento desanimado e inseguro. Eso significa que soy un PERDEDOR.

No tenerlo seguro o estar en un terreno incierto es una señal de que estoy fuera de la liga y que debo renunciar.

Me siento desanimado e inseguro. Eso significa que estoy saliendo de mi zona de confort y PROGRESANDO.

No tenerlo seguro o estar en un terreno incierto es una señal de que estoy en un nuevo territorio que me permitirá crecer.

Nada nunca es lo suficientemente bueno. No puedo mostrarle esto a nadie hasta que sea lo suficientemente bueno.

Hecho es mejor que perfecto.

La retroalimentación me ayuda a aprender y mejorar.

BASADO EN MIEDO:

¿Qué van a pensar de mí?

¿Qué van a decir de mí?

BASADO EN LA CURIOSIDAD:

¿Qué puedo aprender de esto?

¿Cómo puedo mejorar?

No es válido compararte contra aquellos que ya recorrieron el camino porque tú apenas estás iniciando. Sólo enfócate en hacerlo un poquito mejor cada vez. Los pequeños cambios a la larga se traducen en grandes resultados. La única persona contra la que te deberías comparar es contra ti mismo.

Complementando lo anterior, en su libro “Los Dones de la Imperfección. Libérate de quien crees que deberías ser y abraza a quien realmente eres” (un libro OBLIGADO para TODO perfeccionista), Brené Brown explica que una excelente forma de superar el perfeccionismo es teniéndote autocompasión.

Así mismo, en su otro libro “El Poder de Ser Vulnerable: ¿Qué te atreverías a hacer si el miedo no te paralizara?” (“Más Vendido” en Amazon), Brené Brown enfatiza en que vivir desde la perspectiva de que “no eres perfecto(a) pero que eres lo suficientemente bueno, y con eso basta”, es clave para superar el perfeccionismo.

Brené Brown cuenta que si algo es lo suficientemente bueno –no perfecto– ella le da su sello de aprobación y deja que vea la luz. Y esto le permite hacer que las cosas pasen y a una velocidad mucho mayor. ¡Y tú puedes hacer lo mismo!

15 Consejos para superar el perfeccionismo

A continuación te paso una serie de consejos prácticos que recopilé de diversas fuentes y que puedes aplicar a partir de hoy para dejar de ser una persona perfeccionista:

  1. Cultiva la autocompasión y ten una mayor comprensión por ti mismo.
  2. Identifica aquellos pensamientos perfeccionistas y reemplázalos por otros más realistas y útiles.
  3. Enfócate en progresar, no en ser perfecto.
  4. Sé más realista y menos idealista. No pongas objetivos inalcanzables.
  5. Compárate contra ti mismo y no contra los demás.
  6. Pon tu sello de aprobación a lo que es lo suficientemente bueno (no perfecto) y déjalo ir.
  7. Propicia el amor propio y la autoaceptación. Una buena autoestima es clave. 
  8. Identifica la presencia de los “deberías” en los diálogos que tengan contigo mismo y transfórmalos en “preferiría que…” o “me gustaría que…”.
  9. Limita la tendencia de pensar de forma extremista: TODO o NADA. BUENO o MALO. PERFECTO o IMPERFECTO.
  10. Deja de poner mayor énfasis en tus errores y fracasos. Concéntrate en lo bueno: ¡celébralo!
  11. Acepta tus propias limitaciones y asume que no eres perfecto. Nadie lo es.
  12. Permítete equivocarte más seguido (¡eres humano, todos nos equivocamos!), aprender y mejorar. Los errores son los mayores maestros de éxito.
  13. Ten el coraje de mostrar tu lado imperfecto y vulnerable.
  14. Práctica técnicas de relajación y meditación para reducir la ansiedad provocada por el perfeccionismo.
  15. Ponte en situaciones inciertas o retadoras que te hagan salir de tu zona de confort.

Te puede interesar: Las crisis son oportunidades para reinventarnos.

Espero que este artículo te haya servido para aprender más sobre el tema del perfeccionismo y si tú también eres una persona perfeccionista como yo, estoy segura que los consejos que te compartí en este post te ayudarán a superar el perfeccionismo.

Yo te puedo decir que las cosas más valiosas e importantes que han ocurrido en mi vida, sucedieron cuando tuve el coraje de ser vulnerable, imperfecta y practicar la autocompasión, no cuando era una perfeccionista de lo peor, tal como lo expliqué en mi video de revelación jajaja

Recuerda que si lo que haces es lo suficientemente bueno, entonces está listo para ver la luz y dar frutos en el exterior.

No busques ser perfecto porque esto es –como ya lo vimos– un objetivo inalcanzable. Busca más bien progresar: ser una mejor persona que la que fuiste ayer.

La clave para combatir el perfeccionismo es pasar de “qué va a pensar la gente de mí” a “Soy lo suficiente”.

Ten el coraje de mostrar tu lado humano: tu lado vulnerable e imperfecto, pero siempre dispuesto a aprender, mejorar y crecer. Pues de eso se trata la superación personal.

Descubre los mejores libros de superacion personal y motivacion

Me despido con esta frase propia:

No soy perfecta, pero soy YO MISMA, y eso es lo mejor que puedo llegar a ser. –Mayneza Click To Tweet

¿Te ha gustado este post? ¿Vas a poner en práctica estos consejos?

Platícame aquí abajo en los comentarios de la publicación.

Y me ayudarías mucho si pudieras difundir este artículo con las personas perfeccionistas que conozcas porque me encantaría tener la oportunidad de ayudarlas.

Mayneza

View posts by Mayneza
Comunicóloga, mercadóloga digital y autora del blog de desarrollo personal y motivación mayneza.com. Mi mayor pasión es crear contenidos que empoderen a las personas a revelar su mejor versión.

¡Me encantaría escuchar tu opinión!