Inicio Corazón de Libro Resumen de “El sutil arte de que te importe un carajo” por Mark Manson

Resumen de “El sutil arte de que te importe un carajo” por Mark Manson

por Mayneza
libro el sutil arte de que te importe un carajo

Si quieres conocer el otro lado de la moneda de la superación personal, el libro “El sutil arte de que te importe un carajo” por Mark Manson muestra un enfoque disruptivo que te abrirá los ojos y te hará ver realidades que habías pasado por alto o que no veías de tal modo. Como lector experimentas un despertar donde aprendes a valorar aquellas cosas que realmente importan y “a mandar al caraj*” todo aquello no suma en tu vida.

Es un libro que te enseñará que, para vivir una vida plena y enriquecedora, hay que cambiar de creencias, valores y prioridades, así como romper con ciertos hábitos y maneras de pensar que nos impiden progresar y vivir una vida con sentido.

Algo que es destacable de este libro es la original y divertida forma de narrar del autor y la diversidad de anécdotas, ejemplos y hechos que Mark Manson comparte a través de las páginas. Esto hace que la experiencia de lectura sea única y que cada hallazgo quede grabado en la memoria.

A continuación recopilé a manera de resumen algunos de los hallazgos, ideas y aprendizajes más significativos que presenta el libro “El sutil arte de que te importe un carajo”.

 

Ideas principales del libro “El sutil arte de que te importe un carajo” por Mark Manson

 

¿En qué consiste el sutil arte de que te importe un caraj*?

  • Todo sueño o escenario deseado conlleva ciertos problemas, dolor y fracaso. Por ejemplo: ¿quieres una casa nueva y lujosa? Tendrás que pagar más por su mantenimiento y servicios.
  • La pregunta que te debes hacer entonces es: ¿qué tipo de problemas son los que estás dispuesto a enfrentar?
  • La felicidad viene de resolver problemas.
  • Nuestros problemas determinan nuestro éxito y construyen nuestra felicidad.
  • No puedes vivir de tal forma que todo te importe por igual porque esto te terminará consumiendo. Debes ELEGIR cuáles son aquellas cosas, situaciones y personas que REALMENTE te importan.
  • En otras palabras, aprender a mandar más cosas al caraj* y sólo poner tu atención, tiempo y energía en lo MÁS IMPORTANTE.
  • El arte de aprender a dejar ir es inmensamente liberador.
  • Cuando solo te preocupas por las pocas cosas que realmente importan, te encontrarás con problemas más significativos y relevantes, y como resultado, tendrás una mejor vida.

 

Enamorarse el proceso

  • Debemos aprender a ENAMORARNOS del proceso que nos lleva a cierta meta.
  • En otras palabras, usando una metáfora, amar el acto de escalar una montaña tanto como la gloria que se experimenta al llegar a la cima.
  • Muchas veces sólo queremos el PREMIO y no la LUCHA que conlleva; solo queremos el RESULTADO y no el PROCESO; anhelamos la VICTORIA y no la PELEA.
  • La persona que eres se ve definida por lo que estás dispuesto(a) a enfrentar.

 

No eres especial

  • No somos especiales, únicos o más importantes que otros.
  • De hecho, una autoestima alta se ve en la gente que acepta sus defectos y debilidades –y actúa para trabajarlos.
  • En cambio, la gente que los ignora o no los acepta y pretende que todo es maravilloso en su persona y en su vida, son los que tienen justamente una MÁSCARA que tarde o temprano se termina volteando en su contra.
  • La realidad es que muchas CARENCIAS se tratan de curar auto agrandando nuestra persona y tratando de comunicar una imagen impecable.
  • Aquellos que se vuelven excepcionales en algo es porque entendieron que eran personas promedio o mediocres y se obsesionaron con la mejora continua.
  • Tus acciones no importan tanto como tú piensas.
  • La realidad es que la mayor parte de tu vida será aburrida y sin valor. Cuando entiendes esto y dejas de lado la presión constante de convertirte en algo ASOMBROSO y DIGNO DE ADMIRAR todo el tiempo, te liberas del estrés y la ansiedad provocada por sentirte INADECUADO(A) y tener que cumplir altísimas expectativas.

 

Alcanzando niveles más profundos de autoconocimiento

  • El autor hacer un llamado a que busquemos alcanzar un nivel más profundo de autoconocimiento al responder preguntas que arrojen el porqué de las cosas.
  • Por ejemplo: ¿Por qué me siento así?, ¿por qué hice lo que hice?, ¿por qué me molesta?, ¿por qué quiero lograr tal cosa?, ¿por qué quiero ser rico?
  • Hacernos este tipo de preguntas nos permitirá conocer mejor los motivos por los cuales nos comportamos de cierta forma ante determinada circunstancia y, algunas veces, te darás cuenta que se trata de algún miedo o inseguridad propia que necesita primero aceptarse, para luego, trabajarse.

 

Definiendo los valores buenos y malos

  • Los VALORES que rigen nuestra vida y decisiones son muy importantes porque definen todo lo que hacemos. Pensamientos y emociones están basados en nuestros valores.
  • Nuestros valores definen las métricas a través de las cuales nos medimos y evaluamos como personas.
  • Hay que revisarlos, ponerlos en tela de juicio y redefinir nuestros valores en la vida.
  • Pregúntate: ¿cómo es que mides tu éxito o fracaso en la vida? Analiza qué valores estás tomando en cuenta…
  • Mark Manson hace una diferenciación entre valores buenos y valores malos que a continuación recapitularé.

 

Valores Malos

  • Los valores MALOS son aquellos que (1) están fuera de nuestro control –ya que eventos externos o terceros se ven involucrados–, (2) son subjetivos –no se basan en la realidad– y (3) son socialmente destructivos.
  • Algunos valores malos según el autor son el placer, el éxito material, buscar siempre estar en lo correcto y la fama/popularidad.
  • Este último (fama/popularidad) es un valor que está fuera de nuestro control porque no podemos controlar lo que otros piensen o digan sobre nosotros y aparte es algo completamente subjetivo: habrá personas a las que les caigamos bien y otras a las que no, y si basamos nuestra autopercepción en algo tan efímero como esto pues nos vamos a acabar sintiendo mal con nosotros mismos.
  • La riqueza es otro ejemplo de un valor que en parte es dependiente de circunstancias externas y que por sí sola no genera algo trascendente para la persona.
  • Como este tipo de valores están fuera de nuestro control y las cosas pueden no marchar como esperamos, terminamos sintiendo ansiedad, miedo y estrés cuando los establecemos como los pilares a través de los cuales cimentamos nuestra valía.
  • Otro valor malo que muchos tenemos es buscar siempre permanecer positivos u optimistas. ¿Por qué es malo? Porque no podemos borrar de un día para otro los problemas inherentes a la vida (es algo que no controlamos) y engañarnos haciéndonos pensar que debemos poner una sonrisa en nuestra cara cuando por dentro no nos sentimos bien.
  • Lo mejor que puedes hacer cuando las cosas vayan mal es aceptarlo, no ignorar o negar los problemas de la vida porque cuando lo haces, no das campo para enfocarte en ellos y hacer algo al respecto para resolverlos.
  • ¡Las emociones negativas no son malas! Son naturales. Son humanas.
  • Exprésalas de una forma que sea socialmente aceptada y que esté alineada con tus valores.
  • El coraje/enojo no es el problema en sí, ¡es parte de la vida! –pero soltarle un puñetazo a alguien en la cara cuando estás enojado(a) sí es un problema… Hay que saber entender y canalizar las emociones de la mejor manera.

 

Valores Buenos

  • Por otro lado, los valores BUENOS son aquellos que (1) se basan en la realidad al ser objetivos y medibles, (2) son socialmente constructivos y (3) son inmediatos y controlables –lo cual quiere decir que tú tienes control total e injerencia directa sobre los mismos.
  • Por esta razón, estos son los valores que deberíamos considerar para evaluar nuestro progreso como personas.
  • Valores como la honestidad, humildad, autenticidad, innovación, creatividad, vulnerabilidad,  superación personal, resiliencia, generosidad, respeto propio, entre otros, son valores que podemos cultivar directamente en nosotros a partir de hoy, que propiciarán mejores relaciones con los demás y que podemos medir estableciendo cierta métrica de progreso.
  • Además, son valores que no terminan una vez que cumplamos cierta meta derivada de los mismos, pues brindan la oportunidad de seguir mejorando continuamente otras áreas de la vida que puedan regirse bajo el mismo valor.
  • Por ejemplo, si la innovación es uno de tus valores, podrás innovar en diferentes esferas de la vida y no sólo en una de ellas.

Después de dejar clara la diferencia entre los valores buenos y malos, el autor recapitula una serie de valores buenos (aunque algo radicales y disruptivos a primera vista) que romperán paradigmas y sentarán las bases para hacer cambios positivos en nuestra vida.

 

Siempre estás eligiendo

  • Siempre estamos eligiendo y tomando decisiones.
  • El autor hace un llamado a que tomemos responsabilidad de todo lo que pasa en nuestra vida, incluso si es o no nuestra culpa.
  • Es cierto que no podemos controlar todo lo que nos pasa (ya que se ven involucrados factores y personas ajenas a nosotros), pero lo que sí tenemos la RESPONSABILIDAD de controlar es cómo vamos a reaccionar ante eso.

 

Estás mal sobre todo

  • Cuando tratamos de auto definirnos como “el fiestero”, “la workaholic”, “la niña buena”,  “el rompecorazones”, etc. nos compramos esa identidad con la que nos hemos etiquetado y eso nos lleva a rechazar todo aquello que “amenace” esa idea que tenemos sobre nosotros mismos.
  • El problema es que, muchas veces, dejamos ir cosas que serían buenas y enriquecedoras para nuestra persona por el simple hecho de que nos hemos comprado la idea de que no va con quienes creemos que somos.
  • La recomendación que presenta el libro es cuestionarnos y mantener una mente abierta y estar dispuestos a desafiar y cambiar nuestras creencias –lo cual es difícil porque “amenaza” esa idea que tenemos sobre nosotros mismos y la gente, generalmente, no quiere cambiar.
  • El autor aconseja no tener la certeza de nada. ¿Cómo te puede ayudar esto? Porque cuando crees que ya eres perfecto(a) no dejas espacio para seguir mejorando.
  • En otras palabras, si crees que estás 100% en lo correcto todo el tiempo, entonces nunca habrá campo de mejora.
  • Pon en duda tus pensamientos y creencias. Pregúntate: ¿qué pasaría si estuvieran mal?, ¿será que ese pensamiento es producto de alguna inseguridad personal?, ¿es cuestión de ego? Pregúntate POR QUÉ haces lo que haces o actúas como actúas.
  • Para que puedas hacer un cambio significativo en tu vida debes estar MAL sobre algo y, por supuesto, disponerte a cambiarlo. Por eso, esta actitud de humildad es crucial.

 

El fracaso es el camino para progresar

  • La mejora en cualquier área de la vida se basa en miles de pequeños fracasos.
  • La magnitud de tu éxito se mide con base en cuántas veces fracasaste en algo.
  • Si alguien es mejor que tú en algo es probable que sea porque él o ella ha fracasado más veces de lo que tú lo has hecho.
  • Sin embargo, no siempre lo vemos así, nos asusta fracasar y evitamos hacer aquellas cosas en las que sabemos que podemos fracasar.
  • El dolor es parte del proceso de crecimiento personal.
  • Las experiencias dolorosas que vives te forjan carácter y te hacen sentir más fuerte, preparado(a) y confiado(a) para enfrentar las dificultades de la vida.
  • Los éxitos de los que nos sentimos más orgullosos frecuentemente provienen de haber superado grandes adversidades.
  • Las experiencias más dolorosas te hacen una persona con mayor resiliencia.

 

El principio de solo hacer algo

  • Cuando quieras lograr algo hay 3 elementos clave: inspiración, motivación y acción.
  • Basta con tan solo hacer ALGO, aunque sea pequeño, para irnos acercando al resultado que queremos lograr.
  • Para escribir un libro, puedes comenzar con tan solo escribir 200 palabras al día y poco a poco irá saliendo, pero tienes que COMENZAR e ir dando pasitos para empezar a moverte en la dirección deseada.

 

La importancia de decir no

  • Nos definimos con base en lo que decidimos rechazar, por eso es importante aprender a poner límites.
  • Rechazar lo que no aporta nada bueno hará tu vida mejor.
  • Si quieres ver resultados significativos, comprométete con una sola cosa.
  • Contrario a lo que pensaríamos, el compromiso no te ata, más bien, te da libertad porque ya no estarás distraído(a) por cosas frívolas y que no tienen ningún impacto positivo en tu vida.
  • El compromiso dirige tu atención y enfoque hacia lo que te hace feliz. Hace que el proceso de toma de decisiones sea mucho más fácil porque saber lo que QUIERES es suficiente para dejar de buscar o pensar en otras alternativas.

 

Está bien morir…

  • Los estoicos de la antigua Grecia y Roma le imploraban a la gente que tuvieran en mente la muerte todo el tiempo para que pudiesen apreciar más la vida y permanecer humildes antes las adversidades.
  • El mismo Mark Twain decía que: “El miedo a la muerte es lo que sigue del miedo a la vida: una persona que vive plenamente está preparada para morir en cualquier momento”.
  • Pregúntate: ¿cuál es tu legado?, ¿cómo va a ser mejor el mundo cuanto ya no estés en él?, ¿qué marca quieres dejar?, ¿qué influencia quieres causar?
  • Ya sea que estés escuchando a Aristóteles, psicólogos de Harvard, Jesucristo o los Beatles, todos dirán que la felicidad tiene un mismo origen: preocuparse por algo más grande que tú mismo(a). Es decir, creer que eres un componente que contribuye a una entidad mucho más grande.

Este ha sido el resumen del libro “El sutil arte de que te importe un carajo”. Personalmente, me ha parecido un ejemplar que plantea ideas no sólo diferentes, sino también originales, ofreciendo al lector una nueva manera de ver las cosas y repensar sus valores, creencias y acciones.

Ahora me gustaría que me platicaras en los comentarios de la publicación qué te han parecido estas ideas que plantea Mark Manson en su libro y cuáles son las que más llamaron tu atención o te dejaron pensando…

Te mando un enorme abrazo,

Tu amiga,

Mayneza

También te pueden gustar

Deja un comentario

1 Comentar

Sandra 17 septiembre, 2022 - 3:47 am

Vaya, muchos consejos, muchas verdades. Pero creo que si piensas tanto sobre la vida, puedes perderte rápidamente en ella y olvidarte de la vida misma.

En cualquier caso, es importante comprender que solo podemos percibir las cosas «buenas», si también conocemos las «malas».

Aquellos que nunca han tenido miedo nunca podrán sentir el amor verdadero.

Entonces todo tiene sentido.
No vale la pena luchar contra la vida, pero -sí- deberíamos aprender a encontrar el término medio. Una parte tenemos que aceptarla y hacer las paces con ella. Y luego podemos dirigir activamente otra parte.

Responder