La mejor reflexion de superación personal que leerás

La reflexión de superación personal que estás por leer fue el resultado del proceso de desarrollo personal que he vivido y a través del cual pude darle un nuevo sentido a lo que entendía como superación personal.

Me animé a compartirla en el blog porque creo que puede ayudar a otros a ver el crecimiento personal más bien como un viaje apasionante y no como una necesidad frustrante.

Permítete evolucionar

reflexiones-superacion-personal

Evoluciona. No cambies.

Este es uno de los consejos más valiosos que escucharás.

La evolución implica una serie de transformaciones continuas y graduales que va experimentado la naturaleza o los seres humanos que la componen.

Y el crecimiento personal se trata justo de eso: de evolucionar.

¿Cuántas veces te has sentido frustrado o frustrada por no estar en este preciso momento en donde te gustaría estar?

Por no estar viviendo la realidad que te gustaría vivir.

Por no ser la persona en la que te quisieras convertir.

Por no haber logrado lo que te propusiste.

En fin, razones para ser infeliz encontrarás varias…

¿Pero a quién queremos engañar?

Nadie nace siendo perfecto.

Nadie nace teniendo todo lo que quiere.

Nadie alcanza el éxito sin probar primero el fracaso.

¡Ah! Pero cuando viene la hora de formar una opción sobre nosotros mismos somos los más críticos (e incluso, absurdos).

Nos exigimos ser como el otro, cuando tenemos magia propia.

Nos exigimos alcanzar la perfección, cuando el ser humano por naturaleza es imperfecto.

Nos exigimos ser lo que la sociedad espera de nosotros, cuando podemos ofrecer algo mucho más valioso.

¿Por qué? ¿Qué ganamos con poner tanta presión sobre nuestros hombros?

Nada.

La respuesta es “nada”.

Nada, porque querer cumplir los estándares de los demás te vuelve, justo eso: alguien estándar.

Nada, porque exigirte más de lo que en determinado momento puedes llegar a dar sólo se traduce en ansiedad y frustración.

Nada, porque no puedes llegar a la cima de la montaña sin antes subir la cuesta. 

Entonces, ¿cuándo vamos a reconciliarnos con nuestra propia esencia?

¿Cuándo vamos a dejar que nuestra razón de ser ilumine cada día?

¿Cuándo vamos a defender nuestra identidad y permitirnos destacar entre el resto?

Sencillo: cuando te aceptes tal y como eres hoy y te permitas a evolucionar en el futuro.

Que te quede claro: 

No eres mejor o peor. Eres TÚ y eso es lo más valioso que puedes ser. – Mayneza Click To Tweet

Permitirte evolucionar es aceptar la realidad de que eres imperfecto o imperfecta; pero sabes que hay más en ti por desarrollar y estar dispuesto a hacerlo. Poco a poco. Paso a paso. 

Saber que vas a cometer errores (y quizá hasta más veces de las que imaginabas) pero no hay mejor maestro para alcanzar el éxito que el fracaso. ¿O acaso alguien conoce algún otro atajo?

Tener presente que hay mucho más potencial en ti, y que lo que eres hoy, es tan sólo la semilla para liberar el gigante que llevas dentro.

Amar lo que eres en este preciso momento, sin criticarlo ni sentirte inconforme, porque sin ello no tendrías absolutamente nada que nutrir día con día para finalmente disfrutar los frutos que dará.

Va de nuevo: sólo cuando te aceptes tal y como eres hoy, y te permitas evolucionar, es cuando conocerás tu mejor versión.

Porque no existe un final sin un inicio.

No hay un desenlace sin una trama.

O como lo diría Newton, no hay reacción, sin una acción.

Y tu versión actual es la base para cimentar lo que llegarás a ser mañana. ¡Aprécialo! Dile palabras bonitas. ¡Dale la bienvenida!

Nunca lo hagas sentir menos, porque está hecho para más.

Nunca opaques sus sueños, porque si lo pudo soñarlo, entonces es capaz de hacerlo realidad.

Nunca detengas su crecimiento, porque te sorprenderá ver hasta donde puede llegar.

Y una vez más: ¡permítete evolucionar!

Porque la superación personal no se da de un día para otro, es una aventura constante y sonante.

Con sus altas y con sus bajas, pero siempre termina traduciéndose en evolución. Y si evolucionas, mantienes tu esencia, pero dejando salir tu mejor versión.

 

Si te gustó esta reflexión, compártela con tus amigos para que seamos más los que nos animemos a evolucionar y a marcar un cambio positivo en el mundo.

También te puede gustar:

 

2 Comments

¡Déjame tus comentarios!