Las verdades ocultas sobre ser Emprendedor


¿Quieres emprender tu propio negocio, proyecto o idea?

O quizá ya lo estés haciendo y el titular de esta publicación llamó tu atención y ahora te estás preguntando: ¿cuáles son esas verdades que nadie me ha dicho sobre ser emprendedor?

Verdades ocultas sobre ser emprendedor

En este post revelaremos lo que realmente significa ser un emprendedor, así como las claves para no morir en el intento y que tu negocio o proyecto sobreviva ante los principales desafíos que enfrentan los emprendedores.

 

Tan sólo en México el 75% de los emprendedores que inician su propia empresa o su propio negocio se ven en la necesidad de cerrar, de abandonar sus sueños, durante los primeros años de operación.

Y de acuerdo a Forbes, el 90% de las startups, termina fracasando.

Probablemente te estés preguntando: ¿y por qué me dices esto? No se trata de que me desalientes…

No. No lo hago para que des el paso atrás, sino más bien para que te prepares. Para que realmente sepas a lo que vas y tengas la mentalidad de éxito para perseverar.

A mí me hubiera gustado que no sólo me dijeran la parte bonita de emprender. Y más allá de ver a estas figuras importantes en la cima, haberme preguntando por lo que tuvieron que pasar para estar ahí… Por esa razón me gustaría compartir contigo lo que ha significado emprender para mí y lo que considero que puede serte útil si estás por emprender tu propio proyecto o ya lo estás haciendo.

Yo renuncié a mi trabajo para independizarme hace ya varios meses. Y lo que te puedo decir al respecto es que al inicio te sientes en La Cima. Inicias muy motivado o muy motivada, y crees que te va a ir igual de bien que a las personas que tú has visto que han podido sobresalir en tu ámbito de emprendimiento.

Resulta ser que cuando te lanzas y llevas ya un poco de tiempo dices: “Íjole, en qué &%$@#  me metí”

Te vas a dar cuenta que nada es suficiente

Nada es suficiente. Sientes que no tienes suficiente dinero, sientes que no hay suficiente gente que te apoye en el negocio, sientes que no tienes suficientes tiempo para hacer todo lo que te gustaría hacer y para construir de forma rápida todo lo necesario para que tu negocio despegue.

Y ante esta situación donde de plano nada es suficiente, tú tienes que ingeniártelas por ver la forma de sacar adelante el negocio. Y esto implica llevar a cabo cosas que seguramente ni te pasaron la mente…

Vas a tener que trabajar mucho más de lo que pensabas y que empezar desde abajo haciéndola “de todo”.

¡Pero aunque no lo creas esto también esto es una ventaja! Porque si sabes cómo funciona cada una de las áreas o divisiones de tu negocio, el día de mañana que crezcas ya vas a haber aprendido todo en cuanto a los distintos roles involucrados y además, reducirás la curva de aprendizaje de tus nuevos colaboradores al transmitirles los conocimientos necesarios para evitar que cometan los mismos errores que tú. Recuerda: los errores son los mejores maestros del éxito.

No ves los resultados pronto

No hay ninguna formula que asegure el éxito rápido. Generalmente, esperas que tu negocio o proyecto reditúe pronto, ¡cuanto antes!

Pero ojalá así fuera…

Llega ese punto donde te das cuenta que le has echado un pulmón y la mitad del otro, has sacrificado horas de sueño, dinero y muchas más cosas y… ¡pues no ves los resultados que esperabas!

¿Qué hacer?

¿Valdrá la pena –por el bien de la humanidad– abandonarlo?

Es como si dieras, dieras, y dieras… y no recibes nada a cambio. Pues lógicamente, hay un punto en donde te cansas, ¿no?

Pero, ¿sabes algo? Ese punto en donde estás, ahora sí que apunto de tirar la toalla, es justo el punto en el que si sigues un poco más, en el que si perseveras, en el que si no desistes, ahora sí –después del tiempo y esfuerzo que le has dedicado– ¡despegas!

“El momento en el que quieres renunciar es el momento en el que debes seguir insistiendo”

Además, te voy a decir algo…

Esta misma como “desesperación”, como necesidad de ver resultados, es bastante buena… ¡Sí! Bastante buena, para liberar todo el ingenio y creatividad que llevas dentro. ¿Por qué? Porque cuando el ser humano se topa ante estas circunstancias donde no todo está resuelto, no queda otra opción que PENSAR DIFERENTE.

Te puede interesar: ¿Por qué deberías ser diferente a los demás?

Simplemente te cae el 20 de que, si haces lo mismo que los demás, no podrás ver resultados distintos.

Y es aquí cuando te das cuenta que tienes que INNOVAR: ofrecer un producto o servicio que tenga un claro diferenciador: una propuesta única de venta que va a hacer que tu negocio despegue como nunca lo habías imaginado.

Toda esa maraña de dudas y miedos es parte de

Todos los emprendedores dudan y sienten miedo, y eso no está mal. Lo que está mal es dejar que el miedo te impida alcanzar tus sueños.

Etoy segura que este TEDx Talk que te comparto a continuación te encantará (y si sientes miedo en estos momentos, definitivamente deberías verlo):

Así que, cuando ocurran cosas que te desanimen, no les des el gusto y sigas adelante.

¡Aunque ojo! No siempre la primera idea que tienes de un negocio es la efectiva. También hay que ser sensatos y saber pivotear.

Si analizas el background de los hombres más ricos del mundo te darás cuenta que su fuente actual de ganancias no fue su primer intento de negocio.

Lo importante dentro de cualquier idea de negocio es anticiparte a las necesidades el mercado y crear algo sin precedentes que tenga suficiente demanda.

Las 5 Características clave del emprendedor exitoso

1. Innovación y creatividad

Si tu eres DIFERENTE y piensas DIFERENTE al resto, evidentemente, vas a destacar. Y si destacas, los ojos de las personas estarán sobre ti y querrán ser parte de lo que ofreces.

Las personas compran lo que saben que no van a poder encontrar en otro lugar. Busca la manera de darle un twist a lo que ya existe. Habla con quienes serán tus clientes potenciales e indaga cuáles puedes ser estos puntos de diferenciación.

2. Flexibilidad y adaptación al cambio

¿Qué tan dispuesto estás a cambiar de rumbo o a pivotear?

Los sabios cambian de opinión y la terquedad no lleva a ningún lado.

Poder moverte de dirección rápidamente y evolucionar día con día es clave para la permanencia de cualquier empresa en el mercado.

3. Paciencia y perseverancia

Paciencia aunque no veas los resultados que esperabas prontamente.

Roma no se construyó en un día y NADA de lo que realmente valga la pena se consigue rápido; sino luchando, perseverando, cayéndote, levantándote y no dándote por vencido.

Sigue adelante, sigue dando todo de ti. Porque en el momento que dejes de hacerlo… ahí sí no se qué te depare.

Pero tampoco se trata de que si has perseverado por 5 o 10 años y no ves resultados, la forces en seguir… aquí regresamos a la necesidad de pivotear, de tener la sensibilidad para poder detectar la viabilidad de una idea y cambiar de rumbo según sea necesario.

Quizá estés ofreciendo algo que simplemente no tiene mercado, o si lo tiene, no has sabido comunicar eficientemente el diferenciador.

4. Visión

Esa capacidad de poder ver y predecir un futuro exitoso para un producto o servicio.

Analiza de qué forma tu producto o servicio encaja dentro de la evolución que ha tenido la categoría. Ve lo que está ocurriendo a tu alrededor y trata de anticiparte al futuro.

Los gigante del Internet como Google, Amazon y Facebook son compañías, que sin lugar a dudas, han tenido VISIÓN. Han podido ver más allá del HOY…

5. Una buena administración

Quizá te suene a abuelita, pero hay que ser cautelosos en los recursos.

Y ojo, no estoy diciendo que hay que restringir la inversión, más bien, invertir inteligentemente.

En otras palabras, tomar decisiones que realmente reditúen al negocio, principalmente, en el corto y en el mediano plazo. Y medir. Evaluar numéricamente el impacto de cada inversión y abandonar cuanto antes los gastos que estén desangrando a tu negocio.

De hecho, esta es una de las principales razones por la que los negocios truenan en los primeros años de operación.

Cautela, querid@, cautela.

Crea el escenario perfecto para que tu negocio subsista en los siguientes años.

1 de cada 3 mexicanos que quieren emprender no lo hacen por miedo al fracaso

Yo era parte de esa cifra. Y entiendo perfectamente la ansiedad, preocupación e incertidumbre que puedes llegar al sentir con la simple idea de abandonar tu trabajo actual y dejar esa “seguridad y estabilidad” económica para lanzarte a emprender algo propio.

Y esto no está mal. Volvemos a lo mismo: es parte de… Pero lo que sí está mal es que el miedo al fracaso te impida COMENZAR. Seamos sensatos: si no lo haces, siempre te va a quedar la espinita… ¿No crees?

Lo único imposible es aquello que no intentas.

Te puede interesar: El método menos conocido –y más efectivo– para alcanzar tus metas

“Inténtalo y fracasa, pero no fracases en intentarlo.” –Stephen Kaggwa Click To Tweet

Y aunque los pretextos invadan tu mente (“no tengo tiempo”, “no tengo dinero”, etc.) recuerda que: quien realmente quiere… ¡encuentra un medio! Quien no, UNA EXCUSA.

Busca las circunstancias propicias para llevar a cabo tu idea. ¿Y qué crees? Si no las encuentras… ¡CRÉALAS!

Estamos en una época en la que tenemos muchísimas más ventajas que nuestros antepasados

Lo que no sabes hoy, lo puedes aprender con que agarres tu smartphone, o tu computadora o tu iPad y acudas al sabelotodo Google y se lo preguntes.

Vivimos en un mundo de INFINITAS posibilidades. Y en un mundo de INFINITAS posibilidades no tendría por qué haber limitaciones, ¿cierto?

La información y el know how ya no es el monopolio de una biblioteca o de un profesionista con título. Lo que quieras dominar, te aseguro que está en la web.

Y si no tienes dinero, tienes conocimiento sobre algún tema. En mi caso, yo me ahorré abogados y programadores intercambiandomi asesoría de marketing digital para ayudarlos a atraer clientes por sus servicios. Es sólo cuestión de encontrar la forma y pensar out of the box.

Me encantaría conocer tu opinión sobre este tema

¿Qué estás pensando emprender o qué estás emprendiendo?, ¿cómo ha sido la experiencia?, ¿qué has aprendido?

 


Vota este artículo:
[Votos: 2 Promedio: 5]

¡Me encantaría escuchar tu opinión!