¿Qué crees que te esté impidiendo comenzar a emprender tu propio negocio o proyecto?

Pensamientos que te impiden emprender tu negocio

Posibles respuestas vienen a tu mente. Piensas que no es el momento, que no hay tiempo, que no estás preparado o que no tienes los recursos necesarios para llevarlo a cabo.

También me he sentido así, y es algo frustrante que una buena idea de negocio o un proyecto personal haya asaltado tu mente desde hace tiempo y que tengas que decirle, “ahora no, espera”.

Así que vamos a confrontar esos enemigos que están evitando que comiences a construir tu nueva realidad.

 

1. “Me falta tiempo”

El tiempo puede ser tu mayor aliado, pero también tu peor enemigo. Quien decide de qué lado juega, eres tú.

Entiendo. Tener un trabajo de tiempo completo o días realmente ocupados no permite que dediques todo el tiempo que desearías para emprender tu propio negocio, pero sí puedes crear en tu itinerario un espacio de una a tres horas diarias para avanzar con la planeación y desarrollo del mismo.

El día tiene 24 horas, ¿no valdría la pena dedicar una o dos para comenzar a construirlo? En mi opinión, la felicidad y plenitud que sentirás al ver que tu negocio cobre vida, sí lo vale 😉 .

Ya llegará el momento en que puedas independizarte y dedicar mayor tiempo a tu negocio o proyecto.

Por ahora sólo empéñate por construir las circunstancias necesarias para que eso suceda.

“Un triunfador es aquél que se levanta y busca las circunstancias que desea y si no las encuentra, las fabrica” – George Bernand Shaw.

2. “Aún no estoy lo suficientemente preparado para llevarlo a cabo”

Bueno, por algo se empieza, ¿no crees?

Si estás esperando a que llegues a ser un gurú en el tema o a que llegue el momento perfecto… me temo que no sucederá.

Comprendo como nadie esa sensación horrible de iniciar un proyecto o negocio sabiendo que aún le faltan muchas cosas para estar como lo imaginabas, pero es mejor ir aprendiendo y construyendo sobre la marcha. De lo contrario, probablemente nunca llegue el momento perfecto que esperabas.

Puedes comenzar preparándote y aprendiendo sólo lo que es verdaderamente necesario, básico e indispensable, no más. Te recomiendo estos libros para comenzar:

 

3. “Es que no se si realmente funcione o sea exitoso”

Si tú no crees en tu idea, nadie más lo hará.

Pensamientos que te impiden emprender tu propio negocio

“Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto.” –H. Ford Click To Tweet

Tienes que estar seguro/a de que has encontrado algo especial, algo realmente diferente a lo que ya existe, algo único. Y si crees que aún le falta este ingrediente, sólo moldea tu idea para que lo tenga.

Al inicio, como diría Nelson Mandela, “todo parece imposible, hasta que se hace”.

 

4. “¿Y si fracasa?, ¿y si no funciona?”

Lo primero que saco a flote cuando hablo sobre el Sr. Fracaso, es que éste no destruye como mucho creen.

De hecho, el fracaso construye. ¿Qué construye? Aprendizaje y  experiencia. El fracaso nos va hacer ver qué faltó y qué no funcionó para que la próxima vez que lo intentemos, corrijamos eso y vayamos, ¡CON TODO!

Entonces, no le tengas miedo al fracaso. A veces se gana, y a veces, se aprende.

Quizá te pueden interesar: Los Villanos que te impiden desarrollar Tu Mejor Versión

“Mi grandeza no reside en no haber caído nunca, sino en haberme levantado siempre.” –Napoleón Bonaparte Click To Tweet

Mi consejo es:

Trabaja por convertir tus debilidades en tus mayores fortalezas.

“Sólo aquellos que se atreven a tener grandes fracasos terminan consiguiendo grandes éxitos.” –R.F.Kennedy Click To Tweet

 

5. “No tengo los recursos suficientes”

No tengo recursos suficientes - Pensamientos que te impiden emprender tu negocio

Nadie nace teniendo una oficina, empleados, ni miles de pesos en su cuenta bancaria para emprender su propio negocio. Entonces, no es excusa.

Tienes razón. Hay quienes tienen mayor acceso a estos recursos, pero no debe ser un impedimento. Existen diversos organismos, fondos e inversionistas que están buscando apostar en ideas de negocio o proyectos innovadores como el tuyo.

Es cuestión de querer buscar la manera y crear las circunstancias para cumplir tus metas.

Recuerda que la vida pasa rápido. Y como bien lo dijo Steve Jobs, “si no trabajas por cumplir tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos.

Hoy tienes que comenzar a construir la realidad que quieres vivir mañana.

¿Qué otro pensamiento negativo crees que aleje a los emprendedores de sus sueños?

¡Compártelo en los comentarios de la publicación!

Suscríbete para revelar Tu Mejor Yo

Te compartiré 1 correo semanal con contenidos exclusivos que te guiarán para desarrollar tu mejor versión.

¡Listo!

 

*Mayneza participa en el Programa de Afiliados de Amazon México y Amazon España, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.es/ y Amazon.mx/. Las comisiones obtenidas mediante este programa representan la única forma de monetización del blog y a través de las mismas es como el sitio de mayneza se mantiene para poder seguir compartiendo contenidos que ayuden a las personas a revelar su mejor versión. En otras palabras, al comprar algún producto en Amazon con cualquiera de los enlaces de afiliación que aparecen en ciertas publicaciones, estás contribuyendo a que esta causa siga de pie y a que más personas como tú se conviertan en el cambio que quieren ver en el mundo.


Vota este artículo:
[Votos: 5 Promedio: 5]

2 Comentarios

  1. Yo diría que otro pensamiento negativo que frecuentemente tienen los emprendedores es “yo no estoy hecho para emprender”, pues muchas veces pensamos que sólo ciertas personas tienen ese “espíritu emprendedor”. Pero eso es algo que se creas y se desarrolla, no necesariamente tienes que “nacer para emprender” como muchos piensan.

    1. ¡Uf! Sí, toda la razón. Pensamos que existen los emprendedores, y luego, el resto de las personas, pero creo que la mayoría de los emprendedores tuvieron sus dudas antes de serlo y eran como cualquier otra persona. Sólo que tenían esas ganas y perseveraron por emprender sus ideas.

¡Me encantaría escuchar tu opinión!