Tus Creencias Crean tu Realidad: Guía Práctica para Cambiarlas

Alguna vez te has preguntando, ¿qué tanto influyen tus creencias en tu realidad?

Hoy te traigo las pepitas de oro de uno de los capítulos del libro Everything is Figureoutable (mi favorito) de la empresaria y autora estadounidense, Marie Forleo.

everything is figureoutable marie forleo

Este libro tiene un capítulo destinado a explicar cómo las creencias crean los resultados que obtienes en la realidad.

Para empezar, ella explica que todo cuanto vemos en el mundo material comenzó siendo un pensamiento.

Esto quiere decir que hay nada que no exista en el mundo material que no tuviera origen como un pensamiento.

Por ejemplo: un avión. Para que los aviones pudieran existir tuvieron que haber sido pensados por alguien, en este caso, ¡los hermanos Hermanos Wright! Y lo mismo ocurre con cualquier otra cosa: un escritorio, una pintura, una canción. Todo comenzó siendo primero un pensamiento y luego se encontraron los medios para hacerlo realidad.

Esto nos dice que nacimos siendo CREADORES con un poder innato para traer nuestras ideas y visiones a la realidad. ¿No suena increíble?

¿Qué es una creencia?

Antes de profundizar más en el poder de nuestras creencias, definamos qué es una creencia.

Una creencia es algo que sabes con total u absoluta certeza. Es un pensamiento que tú has decidido –de forma consciente o inconsciente– que es verdad.

Marie Forleo explica que las creencias son como esos guiones ocultos que rigen nuestras vidas.

Nuestras creencias determinan a dónde iremos y cómo llegaremos.

Son la raíz de nuestra realidad y de nuestros resultados.

¿Por qué las creencias determinan tu realidad?

El siguiente esquema lo muestra de forma muy clara:

tus creencias crean tu realidad reusltados creencia pensamiento sentimiento conducta resultado

Una creencia crea un pensamiento. Un pensamiento genera un sentimiento. Este sentimiento se termina traduciendo en una conducta. Y nuestras conductas, generan nuestros resultados.

Así que la creencia es donde todo comienza, es el génesis de todo resultado.

Esto básicamente nos dice que para poder resolver cualquier problema o alcanzar cualquier sueño, primero debemos hacer un cambio a nivel CREENCIA.

En este otro artículo te lo explicamos desde un punto de vista psicológico.

Cuando cambias una creencia, cambia todo

Las creencias son EL COMANDANTE de nuestra vida. Controlan tu cuerpo y cómo respondes ante la crisis, las críticas y las oportunidades que se te presentan. Crean tus conductas, y por ende, ¡tus resultados!

En otras palabras, las creencias determinan tu destino.

¡Incluso hasta el cuerpo humano! En el Libro “The Anatomy of Hope” (Anatomía de la Esperanza), Jerome Groopman escribió:

“Investigadores están aprendiendo que un cambio de mentalidad tiene el poder de alterar la química neuronal. La creencia y la expectativa –dos elementos clave de la esperanza– pueden bloquear el dolor al liberar endorfinas del cerebro y encefalinas, imitando el comportamiento de la morfina” (que es un analgésico).  

Igual y ya habías escuchado antes el efecto placebo, en el cual si tú crees que algo te va a ayudar a sentirte mejor (como una aspirina, por ejemplo), seguro lo hará, aunque sólo estés tomando una pastilla de azúcar.

Tus creencias te curan o te dañan. Te impulsan o te impiden alcanzar tu máximo potencial. Te ayudan en tus aspiraciones o las hacen pedazos. Las creencias se vuelven la fuente de tus limitaciones o de tu liberación. Tus creencias determinan si fracasas o si tienes éxito.

No importa qué es cierto, lo que importa es lo que TÚ TE CREES. Porque vas a reaccionar conforme a cualquier cosa que te creas o que te tomes como cierta.

Henry Ford decía:

“Tanto si crees que puedes o no puedes, estás en lo cierto.” –Henry Ford Clic para tuitear

Ahora, ¿esto significa que cualquiera puede lograr toda cosa que se imagine siempre y cuando crea lo suficiente en ello? No. Tampoco funciona así. La acción consistente, la creatividad y el compromiso juegan un papel importantísimo también. Pero independientemente de esto, hay algo que no se discute: si tú no crees que algo es posible para ti, no lo será. Punto.

En el momento que le dices a tu cerebro “eso no es posible” o “no puedo” o “eso nunca va a funcionar para mí”, estás 100% en lo correcto. Porque tú mandas a tu cerebro, y el cuerpo y la mente seguirán esa orden.

Recuerda esto:

Las creencias pobres y limitantes generan resultados pobres y limitantes. Clic para tuitear

Imagínate si Thomas Edison, uno de los inventores más grandes de todos los tiempos, se hubiera creído el comentario que le hizo su maestro donde le decía que era “demasiado estúpido para aprender algo nuevo” o si Albert Einstein, uno de los científicos más importantes que ha tenido la humanidad, se hubiera dicho a sí mismo que no era lo suficientemente inteligente porque no aprendió a hablar hasta que cumplió 4 años de edad y a leer hasta que cumplió 7.

Las creencias limitantes no solo limitan tu crecimiento y tu propia estima, sino también tu trayectoria en la vida y la contribución que le dejas a la sociedad.


¿De dónde vienen tus creencias?

Adquirimos y formamos creencias de diversas maneras, algunas de más comunes son:

  • De lo que nos dijeron los adultos o nuestros papás cuando éramos chicos
  • De nuestro círculo social o amigos
  • De lo que aprendimos en la escuela o en la universidad
  • De las experiencias que hemos vivido (el famoso “te lo digo por experiencia…”)
  • De la evidencia o de figuras autoritarias como científicos, doctores, investigadores, medios de comunicación, etc.
  • De nuestros modelos a seguir (“si él puede, yo puedo”)
  • De lo que aspiramos que puede llegar a ser. Quizá no lo hemos visto en otros pero nuestra intuición –y algo en nuestro corazón– nos dice que estamos en este mundo para hacerlo realidad.

Nuestro cerebro tiende a reforzar lo que ya cree

Esto es a lo que se le conoce como “sesgo de confirmación” o en inglés “confirmation bias” y lo que nos dice es que tendemos a buscar y encontrar evidencia que sustente nuestras creencias y sólo seleccionamos la información que confirma lo que creemos, mientras que ignoramos (consciente o inconscientemente) la información que contrarresta nuestras creencias existentes.

Por ejemplo, si eres de lo que dice: “Los matrimonios nunca duran”, vas a prestar más atención a las historias de amigos, familiares y medios de comunicación donde han ocurrido divorcios en vez de desafiar esa creencia poniendo como ejemplo matrimonios actuales y pasados donde literal la pareja estuvo unida “hasta que la muerte los separó” –como se dice coloquialmente.

Y aunque no podemos eliminar el sesgo de confirmación, por lo menos estar al tanto de que existe y reconocer que quizá lo estamos haciendo ayuda enormemente porque ya entendemos cómo se comporta la mente reforzando lo que ya cree y entonces podemos hacer nuestro mejor esfuerzo para permanecer con la mente abierta escuchando, considerando y evaluando otras creencias que no apoyen las nuestras.

Esto es como dar un pequeño paso para dominar tu mente, en vez de que ésta te domine a ti.

Las creencias son una decisión y las decisiones se pueden cambiar

Cada una de tus creencias es una elección. ¿Por qué? Porque una creencia es un pensamiento que has decidido que es significativo o verdadero. Y como cualquier otro pensamiento que aparezca en tu mente, tú puedes elegir, deliberadamente, si hacerle caso o no.

Como todas las creencias son aprendidas –ya sea de forma consciente o inconsciente– las que crean dolor, miseria y sufrimiento pueden ser desaprendidas, expulsadas y liberadas de tu ser (Ay, qué alivio ¿verdad?).

Tú tienes lo que se necesita para transformarte de un ser pasivo a un poderoso creador de tu destino. Ya decía Einstein en una de sus frases que somos los arquitectos de nuestro propio destino. Así que si no estás feliz con las creencias que has elegido (o inconscientemente aceptado de otros), ¡elige otras!

Toda creencia limitante puede ser borrada y remplazada por otra. Y lo mejor de todo es que cambiar tus creencias no tiene por qué ser difícil, sólo implica estar consciente de que es posible, querer de verdad hacerlo y practicarlo constantemente.

Descubre los mejores libros de superacion personal y motivacion

Así que el primer paso para liberarte de tus creencias es detectar cuáles te están lastimando o creando miseria. En otras palabras, ser consciente de lo que estás pensando y creyendo. Y saber que, en todo momento, tú eres quien decide si quieres continuar creyendo en ese pensamiento.

El cerebro es como un músculo que cambia y se vuelve más fuerte con el uso (lo que comúnmente se conoce como Plasticidad Cerebral).

Estudios en la neurociencia han demostrado que podemos crear nuevas redes neuronales si entrenamos a nuestro cerebro a pensar de manera diferente. Cualesquiera que sean los pensamientos que te repitas más seguido y con mayor intensidad emocional, es lo que reforzarás. Así que físicamente, nosotros somos quienes fortalecemos y reforzamos esas redes neuronales. Esto quiere decir que también somos nosotros los que podemos ignorar pensamientos y dejar que se vayan debilitando con el tiempo y desapareciendo eventualmente.

Cambiar permanentemente tus conexiones neuronales requiere enfoque, repetición y dedicación. Pero una vez que estableces y refuerzas esas nuevas creencias, esas nuevas formas de conducta se vuelven habituales –y esto te dará mejores resultados con menos esfuerzo consciente–.

Entonces ha quedado claro que nuestro principal objetivo es FORTALECER las creencias que nos harán crecer como personas y ELIMINAR aquellas que no.

La tesis principal de Marie Forleo en su libro es que hay una creencia maestra que abre todas las puertas. Y esa creencia es que todo es... ¡que todo es descifrable! Que todo se puede llegar a resolver de una u otra forma, y en inglés… that everything is figureoutable.

Esta simple creencia crea una reacción cognitiva que se expande a todas las demás posibilidades. Y una vez que te crees esto funcional y operativamente (no solo como concepto) no habrá nada en este mundo que te detenga.

La repetición es un principio clave de la neuroplasticidad

Así que repítete esto en fuerte, una y otra vez: Todo es descifrable, todo se puede resolver (Everything is Figureoutable!).

Escríbelo muchas veces, ponlo en un lugar donde lo leas en fuerte todos los días, y más de una vez.

¡Hazlo un ritual! Dilo en la mañana, mientras te bañas, ponlo en tu diario.

“Las palabras más poderosas en el universo son las que te dices a ti mismo”. –Marie Forleo

Es sumamente importante que lo repitas tan a menudo como sea posible y que le pongas energía y emoción para que siembres esta creencia tan firmemente para que despiertes tu conciencia en el nivel más profundo.

Entre más lo pienses, lo digas, lo escribas y lo sientas con todo tu cuerpo, más reforzarás esa conexiones neuronales en tu mente y pronto comenzarás a vivir con un sentido expandido de creatividad, confianza en ti mismo y autoridad.

6 Pasos para eliminar creencias limitantes

Ya hemos dicho que necesitamos eliminar creencias limitantes y reemplazarlas por otras nuevas que nos hagan crecer como personas pero la pregunta ahora es: ¿por dónde empezar?


En este libro, Everything is Figureoutable, Marie Forleo recomienda hacer el siguiente ejercicio anotando A MANO las respuestas en un cuaderno o diario:

  1. ¿Qué quieres cambiar o resolver? (Piensa en solo una cosa por ahora).
  2. ¿Cuáles son las creencias negativas o limitantes que te han impedido resolverlo hasta ahora? (¿qué te has dicho sobre ti mismo, sobre tus capacidades, sobre otros, sobre el mundo o sobre la realidad que te ha impedido hacer el cambio de una vez por todas?)
  3. Ahora tacha cada una de estas creencias y ponle a un lado “esto es basura” a cada una (¡hazlo, es divertido!)
  4. Luego, responde por qué cada una de esas creencias es una total basura. Piensa que ahora eres el abogado del lado opuesto, ¡apasiónate del caso! (Pista: una parte oculta y sabia dentro de ti ya sabe que esas creencias limitantes sólo son basura –si no no estarías leyendo esto). Así que sé honesto(a) y contesta desde tu corazón, no desde tu cabeza.
  5. Ahora imagina lo que podrías hacer sin esas creencias limitantes: ¿qué sería diferente en tu vida si fueras incapaz de pensar esa creencia pobre y limitante?, ¿de qué forma te comportarías en tus relaciones o en tu trabajo?, ¿qué cambiaría en ti física, mental, financiera y espiritualmente? Imagínate a ti mismo sin esta creencia y describe cómo se vería tu realidad.
  6. Diseña un plan divertido y creativo para vivir la creencia de que “todo se puede resolver” (everything is figureoutable). Recuerda que la repetición y la emoción son clave. Puedes escribirla en tu diario 20 veces todos los días, puedes cantarlo en la regadera, puedes hacerlo tu fondo de pantalla en tu celular (como yo), hacer un audio, una imagen que veas en tu cuarto, ¡echa a volar tu imaginación!

En el momento que tomas la responsabilidad de que tú eres quien crea tu realidad a través de tu creencias adquieres el poder de cambiar las cosas.

Y aquí valdría la pena mencionar que muchas veces nuestras creencias no son más que excusas que matan nuestros sueños como: “Es que no tengo tiempo”, “Es que no tengo los recursos para eso”, “No tengo los conocimientos necesarios”, etc. Y al respecto, tengo este otro post, también basado en el  libro Everything is Figureoutable, que habla sobre cómo eliminar tus principales excusas: ¿Cómo Eliminar las Excusas? Guía Práctica con Estrategias y Ejercicios 

Cuando pones excusas y culpas a factores externos como al gobierno, la economía, los políticos, la sociedad, tus padres… tu rol es totalmente pasivo porque lo único que haces es quejarte y esperar a que algo en el exterior cambie para que, según tú, cambié tu realidad o tus circunstancias.

Pero en el momento en que te dices: “A ver, yo soy 100% responsable de mi vida”, entonces tú puedes elegir cómo reaccionar y qué hacer con lo que sucede en el exterior; y esa creencia donde tú tienes un rol proactivo te llevará mucho más lejos porque estás asumiendo el poder de controlar tu vida y esto EMPODERA.

Yo entiendo que hay cosas que nos pasan que no están en nuestras manos o no que podemos cambiar, pero lo que sí podemos cambiar es cómo reaccionamos ante eso, qué actitud tomamos, y cómo le vamos a hacer para salir fortalecidos de eso –concepto mejor conocido como resiliencia.

“La vida es un 10% de lo que te sucede y un 90% cómo reaccionas” –Charles R. Swindoll Clic para tuitear

Ahora que hemos dejado claro que tus creencias crean tu realidad, es momento de eliminar aquellas que te han impedido vivir la realidad que quieres vivir y adoptar nuevas que te impulsen a convertirte en la persona que siempre has querido ser.

Si te gusto este post, compártelo con tus amigos o familiares porque seguro les será de gran ayuda.

Platícame en los comentarios de la publicación si ya hiciste el ejercicio que propone Marie Forleo y si te funcionó.

 

*Mayneza participa en el Programa de Afiliados de Amazon México, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de ofrecer productos relevantes a los intereses de los usuarios y obtener comisiones de publicidad al incluir enlaces a Amazon. Las comisiones obtenidas mediante este programa contribuyen a que el blog pueda seguir de pie ayudando a miles de personas a revelar su mejor versión.

Mayneza

Ver entradas de Mayneza
Comunicóloga, mercadóloga digital y autora del blog de desarrollo personal y motivación mayneza.com. Mi mayor pasión es crear contenidos que empoderen a las personas a revelar su mejor versión.

1 Comment

¡Me encantaría escuchar tu opinión!