“La indiferencia es el peor enemigo del cambio.” –Mayneza Click To Tweet

¿Qué piensas sobre esta frase?

¿Por qué considero la indiferencia como el PEOR enemigo del cambio?

Todo cambio significativo, transformación o revolución ocurre porque se desea alcanzar un estado distinto al actual, ¿cierto?

Y ese deseo termina convirtiéndose en acciones concretas para lograr la diferencia con respecto al estado anterior.

¿Y qué tiene que ver la indiferencia con esto?

Según la RAE, la indiferencia es un estado ánimo en el que no se siente inclinación ni repugnancia hacia una persona, objeto o negocio determinado.

Así que podrías llegar a pensar que entonces no se trata de algo dañino. Es un estado de ánimo digamos que neutral:

  • Donde nada se mueve
  • Donde nada pasa
  • Nada queda
  • Nada trasciende
  • ¡Vamos! Donde nada cambia.

Pero ese es justamente el problema…

 

“La indiferencia mata”

¿Has escuchado esta frase?

En un principio, pensaba que era algo drástica, pero en el fondo es más que cierta. ¿Qué mata? Cualquier oportunidad de cambio, mejora o transformación que pueda resultar positiva para la sociedad.

Creo que Gandhi lo dijo mejor que nadie:

“Más que los actos de los malos, me horroriza la indiferencia de los buenos.” –Gandhi Click To Tweet

 

Lo BUENO que pudiste hacer –y no hiciste– ahora es lo MALO que prevalece

Indiferencia enemigo del cambio

Yo sé que el famoso “hubiera” es de las cosas que más nos perturban: hubiera hecho esto, hubiera dicho aquello, hubiera aprovechado… “Ese Sr. Hubiera”

El Sr. Hubiera viene, precisamente, cuando adoptas una actitud indiferente que se tradujo en no haber hecho nada cuando podías. En haberte quedado paralizado ante algún hecho o circunstancia. Y luego, te sueles arrepentir.

Está comprobado que la gente se arrepiente más de lo que no hace que de lo que hace; incluso cuando fallan o no obtienen los resultados esperados. ¿Por qué? Porque los errores y las experiencias te hacen crecer. Pero ser indiferente ante lo que ocurre a tu alrededor, de ninguna manera.

Sé lo que estás pensando:

“Pero Mayneza, no puedo vivir preocupad@ y al tanto de todo lo que pasa a mi alrededor.”

“Necesito también aprender a enfocarme en mi vida”

“Hay veces en las que, simplemente, no te queda de otra más que ser indiferente”

Ok, puedes tener algo de razón. Pero cuando te invito a no ser indiferente ante lo que ocurre a tu alrededor, no quiere decir que dejes de vivir tu vida por solucionar los problemas de tu entorno.

Simplemente, se trata de poner tu granito de arena en cosas que para ti pueden ser casi insignificantes, pero que para otros pueden llegar a significar mucho.

Y, cuando te das cuenta que con pequeñas acciones puedes cambiar la vida de otros y mejorar tu entorno, te vuelves una persona mucho más generosa, productiva y feliz. Ayudar a los demás es de los sentimientos más enriquecedores que existen (y si no me crees, ponlo a prueba).

Vive la alegría de dar, esa plenitud que ninguna otra cosa puede brindar: no sólo sentirse útil, sino realmente serlo.

La indiferencia es el pero enemigo del cambio

Te puede interesar: Los Villanos que te impiden desarrollar Tu Mejor Versión

 

¿Cómo se manifiesta la indiferencia en la vida real?

Ver que alguien necesita ayuda de algún tipo y no apoyarlo, es indiferencia.

Ver sufrimiento y no consolar, es indiferencia.

Ver dolor y no ayudar a sanar, es indiferencia.

Ver que alguien hace daño y no denunciarlo, es indiferencia.

Y así me puedo seguir…

La indiferencia siempre busca una excusa, pero el amor siempre encuentra un camino. Click To Tweet

Y no tienes que ser un político o un alto funcionario para lograr cambios significativos.

Incluso, para realidades como las que se viven hoy en día (y no entraré en detalles), es capaz de lograr mucho más un civil dentro de su ámbito de acción que un funcionario público.

Y cómo lo dice esta canción, siempre habrá gente que necesite de ti, de tus manos, de tu voz, ¡de tu entusiasmo!

La gente, tu entorno y el mundo necesitan de personas como tú, que no vivan cegadas por la indiferencia y aprendan a vivir siempre al pendiente de las necesidades de los demás para ver en qué momento, a través de pequeñas -o grandes- acciones, puedan entrar en acción para ser el cambio que quieren ver en el mundo.

Si te gustó esta reflexión, puedes compartirla con tus amigos para que seamos más personas las que encendamos el chip, nos hagamos notar y le demos sentido a nuestra existencia dejando atrás la indiferencia.

¿Tú que piensas?

Me gustaría escuchar tu opinión en los comentarios de la publicación.

Y si te gustan este tipo de contenidos, te invito a que te suscribas al blog:

Suscríbete para revelar Tu Mejor Yo

Te compartiré 1 correo semanal con contenidos exclusivos que te guiarán para desarrollar tu mejor versión.

¡Listo!

 

 


Vota este artículo:
[Votos: 4 Promedio: 5]

3 Comentarios

  1. Mayneza! gracias por compartir, me gustó mucho el artículo y me hizo pensar que a veces vivimos como muy desconectados de la realidad cuando podemos poner nuestro granito de arena.

  2. estoy totalmente de acuerdo en que la indiferencia realmente es lo que marca la diferencia entre una sociedad próspera y civilizada, en donde todos hacen algo por ayudarse entre sí, y una donde la gente espera a que otros sean el cambio sin la menor disposición de hacer algo para cambiarlo! Lo comparto!

¡Me encantaría escuchar tu opinión!