¿Cómo ser un buen conversador? 10 Reglas Infalibles

Si en estos momentos te estás preguntando cómo tener una buena conversación con alguien más, este artículo definitivamente es para ti.

Hoy tuve la gran suerte de encontrar la TED Talk de Celeste Headlee y en esta plática en inglés, Celeste expone 10 principios clave para ser un buen conversador. Se me hicieron tan ciertos y acertados que decidí hacer un resumen en español para el blog.


Así que sin más preámbulo veamos cuáles son los secretos detrás de todo buen conversador.

1. No hagas multitasking mientras hablas con el otro

Estate presente, en ese preciso momento. No hagas ninguna otra actividad fuera de escuchar a la otra persona.

A veces, mientras hablamos con el otro, nos ponemos a pensar en el argumento que tendremos con el jefe, qué vamos a cenar, etc. Si de plano te quieres salir de la conversación, hazlo, pero no estés a medias.

2. No seas dogmático

Si quieres dar a conocer tu opinión sin oportunidad de que nadie más te responda, te debata, o te cuestione, entonces escribe un blog. “Los sabiondos” resultan ser aburridos y predecibles. Y tú no quieres eso, ¿cierto?

Tú quieres iniciar una conversación porque asumes que hay algo valioso que aprender de la otra persona.

El famoso terapeuta M. Scott Peck dijo que la escucha sincera requiere salirse de uno mismo. Y a veces esto significa dejar a un lado las opiniones personales.

Cuando el otro palpa esta aceptación –sin el afán de juzgar–, se siente menos vulnerable y estará cada vez más dispuesto a compartirte las represiones interiores de su mente.

Así que asume que tienes algo que aprender.

“Cada persona que llegues a conocer, sabe algo que tú no sabes.” –Bill Nye Clic para tuitear

3. Haz preguntas

Realiza preguntas que inicien con: qué, quién, cómo, cuándo, dónde y por qué.

Si en vez de esto haces una pregunta complicada, vas a obtener una respuesta simple.

No hagas preguntas que se puedan responder con un simple “sí” o “no”. Por ejemplo, si preguntas “¿Estabas asustado?” te van a decir “Sí, sí estaba”. O si preguntas “¿Estabas enojado?” Te dirán “Sí, sí estaba enojado”.

¡Mejor deja que lo describan! Al final del día, ¡ellos son los que saben! Trata de preguntarles más bien cosas como: ¿cómo fue eso?, ¿qué sentiste? Y esto hará que se detengan por un momento a pensar en ello, y en consecuencia, vas a tener una respuesta mucho más interesante.

4. Sigue el “flow” de la conversación

Esto significa que vendrán pensamientos a tu mente y por lo tanto, necesitarás dejarlos salir.

A menudo hemos escuchado entrevistas en las que el entrevistado está hablando por varios minutos y luego el presentador vuelve y hace una pregunta que parece haber salido de la nada o que ya ha sido contestada previamente.

Eso significa que el entrevistador probablemente dejó de escuchar hace unos minutos porque estaba pensando en esta pregunta “realmente ingeniosa” y estaba convencido y determinado a hacerla. ¡Y nosotros hacemos exactamente lo mismo! Estamos sentados conversando con alguien, y recordamos aquellas vez que nos encontramos a al cantante Luis Miguel en una cafetería y dejamos de escuchar…

Las historias y las ideas van a venir a ti, eso dalo por hecho. Pero así como vengan, déjalas ir.

5. Si no sabes algo, mejor dilo

La gente que entrevistas en la radio, son mucho más conscientes de que están siendo grabadas y por lo tanto, son más prudentes sobre los temas en los que aseguran ser expertos y aquellos que no dominan con tanta certeza. Así que es mejor pecar de precavidos que de farsantes o mentirosos.

6. No equipares tus experiencias con las del otro

Si te hablan sobre la pérdida de un familiar, no empieces a hablar sobre la vez que perdiste a un familiar. O si hablan de problemas laborales, no les cuentes cuánto odias tu trabajo. ¡No es lo mismo! Nunca es lo mismo. Todas las experiencias son diferentes y únicas.

Es importante resaltar que no se trata de ti. Así que no necesitas tomar ese momento para probar qué tan asombroso(a) eres o cuánto has sufrido.

Una vez le preguntaron a Stephen Hawking cuál era su Cociente Intelectual (CI), y el respondió: “No tengo idea. La gente que fanfarronea sobre su CI son perdedores”.

Recuerda: Las conversaciones no son una oportunidad de promoción.

7. Procura no ser repetitivo

Esto termina siendo algo aburrido para la otra persona y tendemos a hacerlo muy seguido; especialmente en conversaciones de trabajo o con los hijos. Cuando tenemos una idea o un punto que queremos destacar, lo seguimos parafraseando una y otra vez… No hagamos esto.


8. Evita los detalles

Francamente, a la gente no le importa saber los años, los nombres, las fechas ni todos esos detalles específicos que están tratando de ser recordados en tu mente. No les importan. Lo que les importa eres . Les importa saber qué te gusta, qué tienes en común con ellos, etc. Así que deja los detalles a un lado.

9. Escucha con atención al otro

La escucha activa es la capacidad más importante que puedes llegar a desarrollar como un conversador.

Parafraseando a Buddha, él decía que si tu boca está abierta, no estás aprendiendo. Y Clavin Coolidge a su vez señalaba que nadie ha sido despedido por escuchar demasiado.

¿Pero por qué entonces no escuchamos a los demás?

Bueno, en primer lugar, porque preferimos hablar. Porque cuando hablamos, tenemos el control. No tienes que escuchar nada en lo que no estés interesado, eres el centro de atención y puedes reafirmar tu propia identidad. Y segundo, porque al escuchar, es probable que nos distraigamos.

Escuchar y prestar atención al otro requiere de esfuerzo y energía, y si de plano no puedes hacer esto, entonces no estás en la conversación. Es como si se tratara de dos personas gritando oraciones que apenas se relacionan entre sí.

Dale Carnegie explica en su libro Cómo Ganar Amigos e Influir en las Personas (que aquí te dejo el resumen del Libro Cómo Ganar Amigos e Influir en las Personas) que un buen conversador para los demás es más que nada un buen oyente.

“Muchos de nosotros no escuchamos con la intención de entender, escuchamos con la intención de responder.” –Steven Covey Clic para tuitear

10. Sé breve

La hermana de Celeste Headlee –quien impartió esta TED Talk con los consejos para ser un mejor conversador que aquí te he compartido– lo explicó con una gran metáfora: “Una buena conversación es como una mini falda; lo suficientemente corta para retener la atención, pero lo suficientemente larga para cubrir el objetivo”

Todos estos consejos para ser un buen conversador que hemos abordado remiten a un principio clave: ten interés en las demás personas.

Demuestra un interés genuino por el otro. Todas las personas tienen algo asombroso dentro de sí mismas y sólo los buenos conversadores son capaces de revelar esta magia.

Descubre los mejores libros de superacion personal y motivacion

Celeste Headlee explica que lo que la hace una buena host o entrevistadora es el procurar mantener la boca cerrada tanto como sea posible, así como mantener su mente abierta y siempre estar preparada para sorprenderse. Y esto hace que nunca salga desilusionada. Tú puedes hacer lo mismo: sal allá afuera, conversa con la gente, escúchala y prepárate para ser sorprendido(a).

También te puede interesar: 7 Principios de Persuasión de Cialdini para convencer a otros

Mayneza

Ver entradas de Mayneza
Comunicóloga, mercadóloga digital y autora del blog de desarrollo personal y motivación mayneza.com. Mi mayor pasión es crear contenidos que empoderen a las personas a revelar su mejor versión.

¡Me encantaría escuchar tu opinión!